Iglesia pide solución para el conflicto por el censo, paz y que se suspenda el paro en Santa Cruz

CONCILIACIÓN. Monseñor René Leigue se dirigió a autoridades y ciudadanos para evitar la violencia y buscar el bien común. Describió la situación actual como una amenaza de «volverse rebeldía, con consecuencias imprevisibles» y pidió a la ‘Mamita’ de Cotoca su intercesión

«La paz esté con ustedes», comienza el mensaje que monseñor René Leigue, arzobispo de Santa Cruz,  dio a conocer, este jueves mediante conferencia de prensa.

Nos solidarizamos, nos hacemos eco del clamor del pueblo, pidiendo que, de una vez por todas, se solucione el problema y que la ciudad y el departamento (de Santa Cruz) puedan reanudar de inmediato, sus actividades, sus trabajos y la vida cotidiana”, señaló el arzobispo, en relación con el paro que vive el departamento desde hace 34 días.

En la cercanía de la celebración de la fiesta de la Virgen de Cotoca (8 de diciembre), patrona de Santa Cruz, el arzobispo encomendó sus oraciones a la ‘Mamita’ para que las autoridades y los ciudadanos “dejen las actividades violentas y de confrontación; trabajen por el bien común y no por intereses particulares; se busque lo que nos une y podamos vivir todos como hermanos y hermanas en paz”.

Leigue lamentó los perjuicios ocasionados por el paro en distintos ámbitos y señaló que “representa un gran sacrificio y causa particular sufrimiento y dolor en los pobres, enfermos, ancianos solos, trabajadores eventuales e innumerables hermanos y hermanas vulnerables y necesitados”.

Apreciamos el espíritu de paz, abnegación, valentía y amor por esta tierra con que se está desarrollando la protesta por el problema del censo. Sin embargo, esta situación se hace cada día más insoportable y amenaza con volverse rebeldía, con consecuencias imprevisibles, por la indiferencia y la falta de respuesta de parte de las autoridades e instituciones estatales”, expresó el pastor de la Iglesia católica en Santa Cruz.

Monseñor Leigue también hizo alusión a la celebración de la Navidad, que describió como “misterio de amor, solidaridad y paz”. Este domingo se inicia el Adviento, tiempo litúrgico dedicado a la espera de la venida de Cristo.