La sequía en el Chaco amenaza la fauna ictícola del río Pilcomayo

En territorio argentino y paraguayo se registra la mortandad de peces

La construcción de obras civiles para ampliar la frontera agrícola, la sedimentación, ausencia de un plan de manejo de aguas, contaminación con metales pesados, son algunos factores que afectan al afluente

En horas pasadas ha sido el Comité de Defensa del Río Pilcomayo Villa Montes, quienes a través de sus redes sociales quienes alertaron la mortandad de miles de peces en este afluente, aunque no especificaron la zona del desastre. Frente a este escenario, ha sido la misma Gobernación de Tarija quien ha expresado su preocupación y advirtió que de continuar con esta sequía, en los siguientes días la fauna ictícola se verá amenazada y que podría derivar en la mortandad de millones de peces en el departamento.

El reporte del Comité de Defensa del Pilcomayo dejó entrever que esta mortandad de peces aparentemente sería en territorio de Argentina y Paraguay, debido a que los caudales del agua han bajado a 0 m3/s. Mientras en Bolivia se registra un caudal por debajo los 46 m3/s.

La dicha institución encargada de preservar el Pilcomayo, explica que esta crítica situación por la que atraviesa este afluente, obedece a factores como la sequía,  canalización de agua, sedimentación, explotación ictícola, la falta de políticas públicas para un manejo adecuado de sus aguas y su riqueza ictícola, la contaminación con metales pesados y aguas residuales, lo que pone en riesgo la biodiversidad de toda la cuenca, y consecuentemente las comunidades indígenas asentadas en sus riberas se verán afectadas con la pérdida a su alimentación y convivencia con el río.

Sobre este tema, El País intentó contactar al dirigente de los pescadores de Villa Montes y capitán grande del pueblo Weenhayek, Francisco Nazario, quien evitó referirse sobre el tema.

En tanto, el director de Biodiversidad, Conservación y Desarrollo de la Fauna (Codefauna) dependiente de la Gobernación de Tarija, Evelio Téllez, calificó de “preocupante” la situación del río Pilcomayo que está sufriendo las consecuencias de una sequía prolongada.

“Esperemos un milagro de Dios, que estos días llueva y si no llueve lamentablemente en los próximos días estaremos hablando de la muerte de miles y millones de peces en el río Pilcomayo”, manifestó, entrevistado por el medio digital Visión del Sur.

Téllez hizo hincapié que en estos últimos años se implementaron nuevas obras civiles, se incrementó la frontera agrícola tanto en Argentina como Paraguay, lo que está haciendo que el curso del agua pierda continuación por la disminución del caudal, por ello es que los cardúmenes están quedando atrapados en pozas, lo que posteriormente deriva en la mortandad de peces.

La autoridad manifestó que esta situación afectará principalmente a los pueblos indígenas en territorio boliviano, ya que son estos quienes viven de la pesca y su comercialización, mientras que territorio argentino y paraguayo se dedican a la agricultura y ganadería.

Téllez advirtió que, en el caso del departamento de Tarija, las familias originarias que viven en los municipios de, Yacuiba, Villa Montes y Entre Ríos.

En 2010 el Pilcomayo también registro muerte de peces

El director de Codefauna, Evelio Téllez, recordó que en la gestión 2010 ha ocurrido un hecho similar, que registró la muerte de millones de peces en el río Pilcomayo en territorio boliviano, esto producto de la poca cantidad de lluvia en esa época, además del proyecto pantalón ejecutado en Argentina y Paraguay que desvió el cauce natural del río.

“Este es un río internacional, por lo cual la Cancillería del Estado tiene que tomar acciones en lo que está pasando, ellos tienen que informarnos. Hay unidades, hay direcciones que se encargan netamente de monitorear al río Pilcomayo, la anterior vez yo remití un informe a la OTN advirtiendo que hay mucha sedimentación en la parte baja que necesitan ser canalizadas, ya que al final de cuenta afectan a nuestra fauna ictícola”, enfatizó.

Téllez mencionó que a la fecha se vive una de las peores épocas de la sequía y si no llueve en los siguientes días puede ser desastroso para este afluente internacional.

La autoridad indicó que, si bien a la fecha todavía se tiene un buen caudal de agua en el río Pilcomayo en su paso por la provincia O’Connor, pero por las altas temperaturas esto ya disminuye en la parte baja, como ser en Villa Montes y Yacuiba.

El País