Caso Terrorismo: de 21 miembros de la Utarc, seis asumieron cargos relevantes

En abril de 2011, dos años después de haber disuelto el grupo, el entonces ministro de Gobierno Sacha Llorenti condecoró al equipo con la medalla al valor. Aseguró que defendieron la unidad del país.

De los 21 uniformados que fueron parte de la Unidad Táctica de Resolución de Crisis (Utarc), perteneciente a la Policía Boliviana, y que participaron en el asalto al hotel Las Américas, al menos seis accedieron a cargos relevantes como jefes de unidad, pero en su mayoría se mantuvieron ligados a grupos de Inteligencia e incluso fueron condecorados con la medalla al valor.

Junto a ellos trabajó la entonces dragoniante Marylin Vargas, señalada por grabar los detalles que ayudaron a desmontar el caso Terrorismo. La mujer tiene ahora el grado de sargento mayor.

Los miembros de la Utarc fueron señalados por “ejecutar” a tres personas en el asalto al hotel Las Américas el 16 de abril de 2009, además de montar pruebas en el lugar. El grupo fue disuelto meses después, luego de protagonizar un ataque armado contra periodistas en Guarayos, Santa Cruz. La Utarc ha vuelto a destacar por el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que señala al Estado como responsable de esas muertes.

De acuerdo a los datos proporcionados a Página Siete por quienes trabajaron con miembros de la Utarc, el más público de sus integrantes es el coronel Wálter Andrade, quien hasta hace dos semanas ocupó el cargo de vocal permanente del Tribunal Disciplinario de la Policía, en La Paz. Antes fue director de la Policía Forestal y de Protección al Medioambiente (Pofoma).

“Cuando asumió el poder Evo Morales, encabezó el grupo de encapuchados que realizó los allanamientos a las casas de seguridad de la Felcn en Santa Cruz, junto a los abogados del Ministerio de Gobierno Boris Villegas, Dennis Rodas y Fernando Rivera al mando del exministro (Alfredo) Rada, a insistencia del exministro Juan Ramón Quintana (de la Presidencia), las casas fueron abandonadas días antes por la DEA, buscaban equipos de intervención de llamadas. Después de la matanza del hotel Las Américas fue nombrado comandante de la Utarc”, describió una fuente policial que pidió reserva en su nombre.

Los datos sobre Andrade son abundantes, tanto sobre hechos delictivos como su formación: “Cursos en el Perú. Curso comando en USA. Curso francotirador de combate. Curso comando NAVY Seals. Escuela de Garras Bolivia. Curso de sobrevivencia USA”, señala parte de un informe interno. En la fecha del operativo era capitán.

Otro miembro de la Utarc que alcanzó un cargo relevante fue el coronel José Luis Centellas Carrión, excomandante de ese grupo el día del asalto al hotel. Luego fue nombrado director nacional de Inteligencia. “Hacía seguimiento de periodistas, políticos de oposición y oficialismo contrarios a Evo Morales”, señaló la fuente.

El teniente coronel Wálter Gabriel Neme Mallón, señalado como hombre de confianza del exministro de Gobierno Alfredo Rada, hoy es representante de la comisión de proyectistas de la Ley sobre el Plan de Carrera de la Policía Boliviana, rechazada por los uniformados y aprobada en una comisión de la Asamblea Legislativa. En 2009 tenía el grado de capitán.

Asimismo, el teniente coronel Willy Boris Villarroel Escalera cumple funcionen en la dirección de relaciones públicas del Comando General. También tenía el grado de capitán en 2009.

Otro que alcanzó un puesto relevante es el teniente coronel Miguel Ángel Zambrana Aguilar. Fue el encargado de las aprehensiones en el hotel Las Américas cuando tenía el grado de capitán. Cumplió funciones en la Alcaldía de La Paz y luego fue jefe de seguridad de Evo Morales.

El mayor Edson Alcócer Vélez fue encargado de la seguridad del exministro de Gobierno Carlos Romero y estuvo dos años a cargo de la Dirección Nacional de Inteligencia.

Condecoración

“Hoy 16 de abril (de 2011) recordamos dos años de un suceso que queda grabado en la historia de nuestro país, un hecho que gracias a la labor de la Policía Boliviana y un puñado de valientes hombres y mujeres ha logrado desbaratar a la principal amenaza que tenía el Estado en las últimas décadas”, fueron las palabras del entonces ministro de Gobierno Sacha Llorenti, quien hacía alusión al asalto al hotel Las Américas.

En dicho operativo fueron abatidos Eduardo Rózsa Flores, Árpád Magyarosi y Michael Dwyer, sospechosos de formar parte de una célula terrorista, junto con Elöd Tóásó y Mario Tadic, quienes sobrevivieron.

En el patio de honor de la Academia Nacional de Policías (Anapol), Llorenti condecoró con la medalla al valor a 22 uniformados, 21 de ellos eran parte de la Utarc y Vargas, la única mujer, era miembro de Inteligencia. En el acto de condecoración no se reveló ningún otro nombre y los oficiales asistieron al acto con el uniforme negro de campaña y los rostros pintados, para no revelar sus identidades.

Pero sus esfuerzos fueron vanos, la lista de quienes conformaron la Utarc y hasta los detalles de su formación circulan en redes sociales por filtraciones del mismo Gobierno y policías que no compartían la labor que ese grupo desarrolló en las primeras de gestiones de Evo Morales.

Feminicida

Otro de los polémicos miembros de la Utarc fue el teniente Jorge Raúl Clavijo Ovando, autor del feminicidio de su esposa, la periodista Hanalí Huaycho, después de cuyo crimen supuestamente se suicidó. Entre las varias versiones que se dieron sobre ese caso, además de las denuncias de acoso y violencia que Huaycho presentó en contra de Clavijo, se dice que el horrible crimen fue cometido porque la periodista conocía varios detalles del caso Terrorismo.

Motín

Finalmente, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, publicó la resolución de baja del teniente coronel Erland Mirko Guerrero Paredes, acusado de haber participado en el motín policial de 2019.

En la hoja de vida del uniformado se menciona que realizó un curso de operaciones especiales con los NAVY Seals de Estados Unidos. Con el grado de capitán, en 2009 fue seguridad del exministro Rada y participó en los operativos de La Calancha, El Porvenir y el hotel Las Américas.

Tomado de Página Siete