El presidente del Comité Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, dijo que la única posibilidad de impedir la realización del cabildo del 30 de septiembre es que el Gobierno nacional garantice la realización del censo en 2023. En la última asamblea de la cruceñidad el gobernador cruceño habló de ir por un paro cívico indefinido.

Calvo afirmó que “lo que puede frenar el cabildo es que el Gobierno se siente y nos diga que ha leído nuestro trabajo técnico y que nos garantice que vamos a tener un censo en 2023”.

Censo en 2023

El presidente del ente cívico, junto al gobernador cruceño, Luis Fernando Camacho, lidera la convocatoria a una junta popular a los pies del monumento al Cristo Redentor. En esa cita, el 30 de septiembre, se espera que se definan nuevas medidas de presión en demanda de que el conteo poblacional se lleve a cabo el año que viene.

“Tenemos presión a veces de que no se haga un paro indefinido o no seamos tan radicales, pero esa tibieza es la que nos va a llevar al fracaso. Tenemos que ser firmes”, dijo Camacho. Fue el pasado 15 de septiembre, en la última asamblea de la cruceñidad.

Voceros afines al MAS rechazan la convocatoria al cabildo. El secretario ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) de Santa Cruz, Rolando Borda, dirigió sus críticas hacia el gobernador cruceño. “Que renuncie este 24 de septiembre y nos va a hacer un favor a los cruceños”, señaló en referencia a Camacho.

El 25 de julio se llevó a cabo un paro cívico departamental de 24 horas en Santa Cruz. Luego, el 8 y 9 de agosto se realizó similar medida por 48 horas. El planteamiento inicial de los organizadores de estas acciones, lo siguiente tendría que ser un cese de actividades, esta vez por 72 horas o indefinido.