Expertos no ven limitantes técnicos para censo en 2023 y rebaten postura estatal

El Gobierno barajó, hasta el momento, seis argumentos por los cuales se postergó el censo para 2024. En cambio, expertos indican que podría realizarse el siguiente año cumpliendo todos los pasos previstos.

Expertos no ven limitantes técnicos para censo en 2023 y rebaten postura estatal

Reunión sostenida entre el Ejecutivo y rectores de universidades públicas. 

Expertos no ven limitantes técnicos para censo en 2023 y rebaten postura estatal

Encuestadores hacen la actualización cartográfica en Cobija.

Expertos explican que no ven limitantes técnicos para llevar adelante el Censo de Población y Vivienda en el año 2023; además, piden al Gobierno presentar razones técnicas que sustenten un aplazamiento hasta el año 2024.

Hasta la fecha, las autoridades del Gobierno presentaron seis argumentos para el aplazamiento que van desde atender las demandas de las regiones hasta afirmar que es una recomendación de los organismos internacionales.

“La comisión interinstitucional de Santa Cruz presentó una propuesta y la factibilidad de hacer el censo en 2023. Con base en todas las notas de prensa y avances que realizaron (el INE y el Ministerio de Planificación) están en posibilidades de hacerlo en 2023”, dijo a Página Siete Melvy Vargas, exdirectora del INE Santa Cruz.

La profesional explicó que se hizo el análisis con base en las notas de prensa de las entidades nacionales porque “nunca se pudo contar con una información directa del INE respecto al cronograma y avance”.

El 23 de junio, en un informe ante la Asamblea Legislativa, el ministro de Planificación, Sergio Cusicanqui, garantizó el censo para el 16 de noviembre de este año. Tres semanas después, el 12 de julio, el presidente Luis Arce convocó al Consejo Nacional de Autonomías, conformado por los gobernadores de los nueve departamentos. En la reunión, a la que no asistió Luis Fernando Camacho, de Santa Cruz, se acordó un aplazamiento de 18 meses y se definió que el proceso censal se realizará entre mayo o junio de 2024.

Según Vargas, no existen limitantes técnicas para realizar el censo en 2023. La experta dio al menos cuatro argumentos técnicos para desarrollar este proceso; por ejemplo la actualización cartográfica se podría hacer en menos tiempo, considerando que se emplearán tabletas que permitirán subir la información de forma inmediata; las preguntas de la boleta censal serán casi las mismas de las de 2012 y no necesitan muchos cambios; las pruebas cognitivas no deben durar más de 15 días; y la socialización de la boleta se puede hacer al mismo tiempo que la actualización cartográfica, entre otras medidas.

Equipos técnicos de varias alcaldías -también- apuntan a la realización del censo para 2023. Tal es el caso del municipio de La Paz que presentará su propuesta este 17 de agosto cuando se realice su reunión con el INE.

En el caso de El Alto, el secretario de Gestión Institucional, Rudy Balladares, dijo que el municipio llevará una propuesta técnica para realizar el censo en 2023. “Pero si el INE nos garantiza regularizar nuestros temas de límites y requiere un poco más de tiempo, aceptaríamos en 2024 aunque debería ser entre enero y febrero”, sostuvo.

Falta pronunciamiento técnico

Yuri Miranda, exdirector del INE, dijo que hasta la fecha no se presentó ningún pronunciamiento técnico que justifique un aplazamiento del censo hasta 2024. “No se tiene una figura clara en la parte técnica o metodológica. No se cuenta con información transparente respecto al avance del censo. Sólo se tienen las fechas de postergación, las conferencias de prensa y las reuniones, pero la entidad netamente responsable del censo -como el INE- no se pronunció. Sólo salieron a dar explicaciones algunas autoridades”, indicó.

El experto aseguró que según la ley, las explicaciones las debe dar el INE y no el Ministerio de Planificación. “El trabajo de censo está desvirtuado. Es la primera vez que se tiene un ambiente hermético respecto al avance del censo. No se cuenta con información ni siquiera para hacer un análisis y emitir una propuesta seria. El INE no mostró, por ejemplo, el avance físico de la actualización cartográfica”.

Miranda indicó que ya deberían presentar el porcentaje de cobertura y en qué comunidades tienen avance. “Sólo se tienen postergaciones que no están justificadas. La actualización cartográfica, supuestamente, comenzó en 2021 y a la fecha ya tienen un avance”, explicó.

El exdirector del INE aseguró -además- que una cartografía que se realice este año no serviría de mucho para 2024. “La población crece a un ritmo del 1,7% cada año y la actualización cartográfica que se hizo estará desactualizada para 2024”.

Juan Carlos Núñez, miembro del Comité Interinstitucional de La Paz por el Censo y director de la Fundación Jubileo, pidió mayor transparencia. “El INE debería ser sincero. ¿Por qué no da una información única y nacional para saber hasta dónde se avanzó? ¿En qué regiones y qué falta? Con estos datos nos habríamos evitado muchas cosas, como movilizaciones y conflictos”, sostuvo.

El experto dijo que la postergación para 2024 “parecería ser una decisión de políticos porque no se dialoga técnicamente. Eso es lo complicado de las autoridades: no dan una explicación sólida y técnica”, indicó.

6 argumentos estatales

El 12 de julio, luego de la reunión del Consejo Nacional de Autonomías, el Gobierno lanzó cinco argumentos por los cuales se postergó el censo hasta el 2024. El primero se refiere al covid. El segundo es la socialización de la boleta censal. El tercero se refiere a la incorporación de idiomas originarios.

Como cuarto argumento está la necesidad de contar con una cartografía estadística actualizada en coordinación con Gobiernos Autónomos Municipales (GAM) e Indígena Originario Campesinos. El quinto se refiere a las condiciones climáticas que generan inaccesibilidad caminera y la migración interna por temporada de zafra.

El 14 de julio, la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, explicó por qué en esa reunión se optó por 2024. “Los pueblos indígenas solicitan un mayor tiempo para socializar el proceso del censo y la boleta. Piden que se dé un tiempo para incorporar idiomas indígenas originarios; que se trabaje en una actualización cartográfica con municipios y autonomías indígenas. Tomando en cuenta estas solicitudes se plantea noviembre de 2023”, dijo. “En ese momento, gobernadores como de Beni y de Pando, entre otras autoridades, hacen conocer el problema que se presenta en noviembre, diciembre, enero y febrero referido no sólo a la época de lluvias, sino a la zafra”, agregó.

El sexto argumento fue lanzado el 3 de agosto por Sergio Cusicanqui, ministro de Planificación. “Tuvimos el pronunciamiento de la Comisión Internacional de Alto Nivel (CIAN). Dentro de sus recomendaciones -evidentemente técnicas- vinculan a que lo mejor para garantizar las buenas prácticas y resultados es que el censo pueda tener un mayor tiempo y que se realice en 2024”, afirmó.

Añadió que trabajan dentro de las normas. “Tenemos un decreto (aprobado el 14 de julio) que establece que el censo se realice entre mayo o junio de 2024; ése es el mandato, ésa es la recomendación técnica de organismos internacionales”, indicó.

El vocero presidencial, Jorge Richter, dijo a los medios que el Gobierno no moverá el 2024 como año del censo. “El censo tiene unas etapas que son ineludibles e inevitables. Hay que comprender éstas y saber cuáles son las características específicas de las mismas”, afirmó.

Según el vocero, ineludible “significa que no se puede construir un censo sin hacer, por ejemplo, la prueba piloto y el censo experimental. El tiempo que se tiene con todas las demandas incorporadas por las regiones, municipios y universidades (…) es de algo más del 2022. Eso (la fecha) se toma como una decisión colectiva”, dijo. Hoy, el Ejecutivo hace reuniones en las ciudades capitales y El Alto para explicar el avance.

68
MILLONES
de dólares costará la realización del censo. El dinero provendrá del TGN y créditos.