Abrao compara a Áñez con Pinochet, Videla y Fujimori, dice que su lugar es la cárcel

El exsecretario afirmó que la estrategia de impunidad de los dictadores y represores pasa por intentar estigmatizar a las personas denunciantes y defensoras de derechos humanos.

El exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, comparó a la expresidenta Jeanine Áñez con Augusto Pinochet, Alberto Fujimori y Jorge Rafael Videla. Además, afirmó que su lugar es la cárcel.

“La estrategia de impunidad de los dictadores y/o represores pasa por intentar estigmatizar a las personas denunciantes y defensoras de #DDHH. En eso, Fujimori, Ríos Montt, Áñez, Videla, Pinochet etc., son todos iguales. Su lugar es la cárcel, para la debida justicia a las víctimas”, escribió el exsecretario en su cuenta de Twitter.

Estas declaraciones surgen después que la exmandataria cuestione la llegada de Abrão al país para participar en talleres y encuentros sobre libertad de expresión. Incluso se reunió con el presidente Luis Arce y sectores afines al MAS.

En esa oportunidad, Áñez afirmó que la llegada del exsecretario al país era para direccionar la persecución política contra los líderes de oposición, manipular las decisiones de jueces y fiscales.

“Llegó a la orquesta del gobierno del MAS el instrumento que faltaba para seguir manipulando a fiscales y jueces. ¿De lejos no entienden sus instrucciones @PauloAbrao? ¿Viene a dirigir la persecución política y las #Patrañas judiciales? ¿Qué sigue? ¿Dejen morir a #JeanineAñez?”, afirmó la exmandataria a través de la misma red social.

Luego de la crisis política de 2019 que derivó en la renuncia de Evo Morales y los conflictos que se registraron en Sacaba y Senkata, Abrão presidió la investigación que hizo la CIDH donde estableció que en los sucesos hubo graves violaciones de derechos humanos.

Añez fue procesada y condenada a 10 años de prisión en la cárcel de Miraflores de La Paz, por el denominado caso “golpe de Estado II”. Fue sentenciada por los delitos de resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, e incumplimiento de deberes, pero no se ha iniciado aún un proceso judicial por los hechos de violencia de Sacaba y Senkata (por los que Abrao hizo acto de presencia), que debería darse en un juicio de responsabilidades en su condición de expresidenta y no en juicios ordinarios como en los casos golpe I y II.

ANF