Jubilados anuncian movilización nacional desde el lunes por la nivelación de rentas

Tres piquetes de huelga de hambre cumplen 11 días en demanda de la nivelación de las rentas.

Son tres piquetes de huelga de hambre de los trabajadores jubilados, todos personas de la tercera edad. Foto: Yolanda Mamani Cayo, Página Siete.

Fuente: Página Siete

Ante el rechazo del Gobierno a sus demandas, los jubilados del Sistema Integral de Pensiones, que cumplen este sábado 11 días de huelga de hambre para exigir una nivelación a sus rentas, iniciarán el próximo lunes 4 movilizaciones a escala nacional, informó a Página Siete Digital su máximo dirigente Roberto Chávez.

“Hemos decidido implementar nuestras medidas de huelga de hambre con más piquetes y la movilización nacional de todos nuestros compañeros jubilados a la ciudad de La Paz desde el lunes 4”, indicó Chávez, secretario ejecutivo de la Confederación Nacional de Trabajadores Jubilados del Sistema Integral de Pensiones.

Visiblemente afectado por la extrema medida, Chávez señaló que en la reunión sostenida con el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, y la viceministra de Pensiones y Servicios Financieros, Ivette Espinoza, las autoridades descartaron el incremento a sus rentas calificando el pedido como “inviable e imposible”.

Hasta ayer hubo cuatro bajas de la huelga de hambre. Foto: Yolanda Mamani Cayo, Página Siete.

“El 0, 64% (propuesta del Gobierno) es totalmente irrisorio, porque significa seis bolivianos de incremento a una renta de mil, por eso hemos planteado un incentivo adicional para los bolsillos de nuestros compañeros jubilados, pero no hemos sido entendidos por el Gobierno”, explicó.

El sector instaló tres piquetes de huelga de hambre, todas son personas de la tercera edad que están afectadas por esta extrema medida. Hasta este viernes se reportaron cuatro bajas.

Postura del Gobierno

La viceministra Espinoza explicó el jueves que el Gobierno no podrá efectuar en esta ocasión un incremento adicional a las rentas de los jubilados tomando en cuenta el contexto internacional adverso. Consideró que se debe preservar la estabilidad financiera de las arcas del Estado.

En ese contexto, puso en mesa que del erario se destina una cuantiosa suma de dinero para subvencionar los hidrocarburos y los alimentos con el objetivo de mantener estables los precios de la canasta familiar.