La lucha frontal es contra pequeños contrabandistas, los grandes pagan

La lucha frontal por la Aduana y otros organismos es contra los pequeños contrabandistas, los grandes pagan y pasan, como ocurre con la ropa a medio uso, cuyos fardos siguen ingresando en gran cantidad.

La información se desprende del microempresario de El Alto y exdirectivo del sector, Emilio Gutiérrez Colque, al informar del Congreso nacional de los microempresarios efectuado este fin de semana en esta capital.

“Hay la lucha frontal, pero con los pequeñitos, para los contrabandistas que traen cuatro, cinco cajitas en los buses, para esos sí son fuertes, machos, pero para los que traen camionadas, a los pescaditos, a los ‘ispis’ a esos sí, los molestan”, ironizó.

A esos les quitan su mercadería, los hacen llorar, a los peces gordos, a los grandes no les hacen nada, porque ellos charlan, para pasar una frontera charlan, le dicen voy a pasar con esta camionada, les dejan 5 mil, 10 mil dólares y dejan pasar camionadas, sostuvo.

Consultado si está confirmado eso, si no es solo una versión, contestó que eso siempre pasó, no solamente en la frontera de Tarija, también con Chile, todos charlan, por qué creen que entran autos ‘chutos’, igual charlan, van a la policía pagan 200, 300 dólares.

A los militares igual pagan, por eso en Bolivia hay más de 300 mil vehículos ‘chutos’, de dónde han entrado, quién permite, “ha sido el gobierno del Presidente Morales (Evo) ha sido tan permisivo, permite, permite y hoy ha crecido”.

Igual la ropa usada, está prohibido por un decreto, pero siguen metiendo, la mayor parte de los familiares del Expresidente Morales habían sido ropavejeros, por eso que dejaban entrar, quienes manejan este negocio son de Oruro, que es el centro de distribución, relató.

Ahí va la gente a comprar, van a vender a La Paz, Santa Cruz, hay tres tipos de ropa usada, la primera que viene en fardos es ropa nueva, se desconoce si el gobierno sabe eso, los microempresarios denunciaron, pero no pasa nada, acotó.

La segunda es la ropa seleccionada, lo venden los comerciantes, son pantalones y poleras de marca, eso lo llevan a la frontera con Brasil, Argentina y Paraguay, el fardo lo pagan bien, 500 a 700 dólares, y lo que se vende en La Paz, El Alto, es de tercera, precisó.

“Es la basura, pantalones, zapatos viejos, recogen de los basurales, mucha gente murió con covid en Estados Unidos y esa ropa han traído, hemos ido a visitar, recogen de los basurales, de los hospitales”, afirmó con crudeza el microempresario.

Dónde está nuestra dignidad, nuestra soberanía, cuestionó al indicar que la ropa usada llega a los países más pobres, mendigos, Haití, África, acotó al indicar que unas siete familias se benefician con la ropa usada, son importadores de ropa usada.

LOS DATOS

Los microempresarios que se reunieron en congreso en Tarija, sacaron varias resoluciones una de ellas, se relaciona con la necesidad de recuperar el mercado nacional para la producción boliviana en todos los órdenes y ámbitos.

En el congreso también eligieron al presidente nacional de los microempresarios, espera que no suceda lo de su antecesor “que se vendió por lentejas al gobierno”, esperan que se luche por las resoluciones y se recupere los mercados.