La dirigencia universitaria y la política, la clave de Max Mendoza para mantenerse décadas como estudiante y ganar un salario de Bs 21.870

El dirigente universitario Max Mendoza, de 52 años, que fue detenido este sábado por los delitos de usurpación de funciones y conducta antieconómica, ha sido vinculado de diversas formas con el MAS.
Marcelo Suarez Ramirez

El dirigente universitario Max Mendoza, de 52 años, fue aprehendido la tarde este sábado 21 de mayo en Cochabamba, por los delitos de usurpación de funciones y conducta antieconómica, de acuerdo con lo afirmado por el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo.

Según lo señalado por el Comandante General de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera, Mendoza está siendo trasladado a la ciudad de La Paz por tierra y llegará a la sede de Gobierno la noche de este sábado.

Antecedentes

El nombre de Max Mendoza comenzó a aparecer en los medios luego de la tragedia que ocurrió el 9 de mayo, cuando cuatro estudiantes de la Universidad Tomás Frías, de Potosí, murieron tras una estampida humana en un coliseo donde se llevaba adelante una asamblea universitaria. Esto, luego de explotara una granada de gas de triple acción en el interior.

Mendoza es dirigente universitario desde que llegó a la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) de Cochabamba, en 1990. Del Centro de Estudiantes comenzó su ascenso hasta llegar a la Federación Universitaria Local y luego al Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB) desde 2013 cuando logró ganar las elecciones en un congreso.

Cinco años después se convirtió en presidente de la CEUB lo que además le permitió ganar desde entonces un salario mensual de Bs 21.870. Según señala la denuncia penal en su contra, en los cuatro años que lleva en el cargo ha recibido Bs 1.849.770.

Los vínculos

Junto a las acusaciones por los delitos señalados a Mendoza, fueron apareciendo las denuncias de sus vínculos con el partido de Gobierno, el Movimiento al Socialismo (MAS).

La diputada Lisa Claros (Comunidad Ciudadana) denunció que Mendoza tiene nexos con la Gobernación de Potosí como funcionario y que es el responsable del atentado en la universidad potosina.

Asimismo, la Federación Nacional de Trabajadores Universitarios denunció que Mendoza, forma parte de la directiva de la COB y desde ahí pretendía crear una federación paralela en complicidad con ejecutivos del gremio obrero, identificados con el MAS.

El secretario ejecutivo de los trabajadores universitarios, Galo Andrade, afirmó que Mendoza ocupó la cartera de hacienda en la COB y que tiene “un par de resoluciones que están con su sello y firma”.

“El señor Max Mendoza se ve junto al actual representante del MAS de Potosí, Milton Fuentes, es y ha sido funcionario de la Gobernación con lo que queda claro que el MAS es directo responsable de los hechos de la Universidad Autónoma Tomás Frías y no puede permitirse que este señor sea parte de este evento y deje de utilizar la autonomía para beneficiarse”, denunció la diputada Claros.

Al respectó, Mendoza responsabilizó a los docentes por los conflictos que existen en las casas de estudios superiores públicas y reconoció su cercanía con el MAS, al afirmar que se reunió con Evo Morales varias veces, cuando el presidente de los cocaleros era la primera autoridad del país.

“En la universidad uno puede tener la militancia que quiera, porque eso dice la Constitución Política del Estado y nuestra universidad, uno puede tener la simpatía que quiera, y el tema de la amistad, yo he tenido unas 50 o 60 reuniones con el presidente de entonces, Evo Morales, y también con él hemos generado una amistad, y hemos generado que la universidad boliviana tenga obras, al margen del presupuesto”, afirmó.

Andrade añadió, en declaraciones a radio Panamericana, que “Max Mendoza no solo se había dedicado a dividir a los universitarios y a autoridades universitarias, sino también al sector administrativo”.

“Nos enteramos de que juntamente con Juan Carlos Guarachi decidieron no reconocernos, no darnos el aval para que podamos hacer el trámite ante el Ministerio de Trabajo de declaratoria en comisión”, aseguró Andrade, que añadió que Mendoza “tiene la cartera de hacienda, una cartera que nos corresponde a los trabajadores universitarios, porque somos parte de la Central Obrera Boliviana. Nos hemos enterado que él (Mendoza) ocupa esa secretaría desplazando a un compañero que nosotros asignamos a la central obrera y fue elegido en un congreso”.

Evo, su compadre

El exdirigente de la Federación Universitaria Local (FUL) de Oruro, Jonás Flores, reveló al diario Página Siete que el expresidente, Evo Morales, es compadre de Max Mendoza.

“Efectivamente, me enteré en 2017 exactamente, como éramos de la FUL de Oruro nos invitaron a un congreso en la ciudad de Cochabamba. Después del congreso tuvimos una reunión, donde estábamos compartiendo experiencias y toda la situación y justo en esa época Max (Mendoza) no estaba muy bien políticamente establecido. Y ahí nos contó a varias personas que Evo Morales era el padrino de uno de sus hijos, (nos lo contó) el propio Max Mendoza”, reveló Flores al medio paceño.

No obstante, Flores dijo que desde el propio oficialismo se optó por “darle la espalda” debido a los “vínculos que tiene directamente” con el presidente de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba.

Morales, por su parte, negó ser padrino de uno de los hijos de Max Mendoza. “Desmiento esa falsedad. Una vez inventaron la muerte de un niño en Chaparina. Ahora me dicen padrino de un niño que ni siquiera existe”, publicó el exmandatario en su cuenta de Twitter.