Colegio Médico pide control de fronteras, encapsulamientos o cuarentenas rígidas en municipios más afectados

Ante la explosión de contagios de coronavirus (covid-19) que azota a diferentes regiones del territorio nacional, la vicepresidenta del Colegio Médico de Bolivia y presidenta del Comité Científico, María Virginia Paredes, planteó ayer que se adopten medidas urgentes.

Afirmó que se debe hacer el control de fronteras, encapsulamientos o cuarentenas rígidas en los municipios más afectados por el virus.

Paredes afirmó que durante las dos últimas semanas se observó un incremento sostenido de contagios y lamentó que el Gobierno no asuma estrategias para contener las infecciones en departamentos como Santa Cruz o Cochabamba.

“El Comité está muy preocupado por la situación que estamos atravesando. Debiera tomarse las medidas de contención, como el encapsulamiento de ciertos lugares donde se están disparando los picos o asumir cuarentenas rígidas para cortar la circulación del virus. Se tiene que hacer control estricto de las fronteras para evitar que no haya casos importados y que se diseminen en el país. Esas estrategias no se las considera, pero ya debería ejecutarse sobre todo en Santa Cruz y Cochabamba”, indicó.

Sobre la decisión del Ministerio de Salud de suspender el requisito del carnet de vacunación hasta el 26 de enero, la médica indicó que a estas alturas de la pandemia, el Gobierno no debiera tomar medidas sin planificación, aunque cuestionó que el proceso de vacunación también careció de una estrategia adecuada para alcanzar la cobertura óptima.

Otra de las preocupaciones para el sector es la baja de recursos humanos. El Colegio Médico de Bolivia reveló que el pasado 31 de diciembre vencieron los contratos de 3.000 profesionales en salud en el país, que reforzaron las áreas de terapia intensiva, hospitales y centros de recuperación o aislamiento y las brigadas de monitoreo y vigilancia epidemiológica.
El sector exige la inmediata dotación de ítems y la reposición de los contratos suficientes para la continuidad de la atención de los servicios de salud.

“Hay baja de recursos humanos por falta de contratos y porque los profesionales están siendo infectados, también están sufriendo de contagios. Si seguimos así no habrá personal de salud que pueda atender a los pacientes, frente a estos problemas el Ministerio de Salud debiera dar soluciones no solo hablar que hay bajas”, manifestó.

Por su parte, el doctor Freddy Fernández indicó que la obligatoriedad para presentar carnet anticovid generó aglomeraciones. Sin embargo, criticó al Gobierno de retroceder y señaló que esa situación se debe a que no hay una planificación adecuada para llevar adelante la campaña de vacunación, publicó ANF.

“El 1 de enero hemos visto la reacción que ha tenido la población sobre todo los no vacunados, han acudido masivamente y se ha generado riesgos de contagios, con el decreto querían aumentar la cobertura de vacunación, pero ayer somos sorprendidos por otra medida no planifica de retroceder de que no se va a exigir el carnet y lo que la gente entienda entre paréntesis es «no te hagas vacunar hasta el 26 de enero», eso es lo que preocupa al médico boliviano, que no se tiene una planificación para la campaña de vacunación”, afirmó.

Tomado de El Diario