Persiste conflicto cocalero de los Yungas y piden cuarto intermedio

Pese al diálogo desarrollado entre el Gobierno y las dirigencias orgánica y paralela de Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), el conflicto entre cocaleros se mantiene. Una de las partes denuncia imposición y parcialización del gobernante con Elena Flores, afín al Movimiento Al Socialismo (MAS), e indican que no suscribieron el acuerdo de nueve puntos planteados. Además, solicitan un cuarto intermedio hasta el próximo lunes.

Después de los enfrentamientos del sábado, oportunidad en que perdió la vida un efectivo del verde olivo, se convocó a un encuentro para hallar una solución al conflicto que data desde 2017-2018. El MAS buscó el control de esta institución privada teniendo como operador al Ministerio de Desarrollo Rural, antes con el exministro César Cocarico y ahora con el viceministro de la Coca, Rolando Canceno. El presidente de la Adepcoca de los Yungas de La Paz, Armin Lluta, expresó su desacuerdo con el documento de nueve puntos, por lo que en una reunión decidieron solicitar un cuarto intermedio hasta el desarrollo de una asamblea de socios el próximo lunes, instancia que decidirá si aceptan o no la propuesta de la convocatoria a elecciones.

“ La nota será enviada al Ministro de Gobierno pidiéndole un cuarto intermedio. Nosotros como dirigentes no podemos tomar decisiones, vamos a pedir a nuestros socios que ellos tomen la decisión de ir a una nueva elección o no. A la cabeza de nuestro presidente (Armin Lluta) se va a formar una comisión, solamente vamos a dejar la nota, no vamos a ser partícipe de ese diálogo”, señaló Reynaldo Quispe a radio Yungas. Representantes de este sector denunciaron que en el presunto diálogo se vio como 60 personas del MAS contra tres del grupo que responde a Lluta, puesto que no dejaron ingresar a toda la comisión.

Toma de Adepcoca por intereses políticos

El Gobierno desde 2018 intenta tomar la administración de la Adepcoca, a través de diversas acciones, pero el interés es político y económico.

“Se ha visto el asedio del Gobierno a la dirigencia de Franclin Gutiérrez, promovió un proceso por malos manejos económicos, intentó tomar la sede de Villa Fátima con dirigencias paralelas y el apoyo de la Policía, se envió a la cárcel a Gutiérrez, intenta imponer el traslado legal de la coca a través de una resolución ministerial, el objetivo, tomar el control político y económico de los productores de coca”, señala la politóloga Patricia Velasco.

El quiebre entre Adepcoca y el Gobierno data de 2017 por la nueva Ley de la Coca, que favorece a los cocaleros del trópico.