Trump enfrenta a su partido ante posible derribo de su veto en el Congreso

El presidente de EEUU, Donald Trump, criticó ayer a los líderes republicanos del Congreso ante la posibilidad de que su gobierno termine con un humillante derribo del veto que ejerció para derribar el presupuesto de defensa.

«Los débiles y cansados ‘líderes’ republicanos van a permitir que la pésima Ley de Defensa pase», indicó el mandatario saliente de 74 años desde su balneario de Mar-a-Lago en Florida, donde disfruta de sus vacaciones.

«Es un vergonzoso acto de cobardía y de total sumisión de parte de gente débil ante la industria tecnológica», afirmó Trump que explicó que vetó la normativa en parte porque no repele una sección que da protección frente a la responsabilidad institucional a las empresas de internet por el contenido publicado por terceros.

El mandatario los instó a «negociar una ley que sea mejor» y además los criticó por no apoyarlo en sus afirmaciones – sin fundamentar – de que hubo fraude en las elecciones del 3 de noviembre en las que se impuso el demócrata Joe Biden.

«Necesitamos un nuevo y enérgico liderazgo republicano», afirmó en Twitter, que a los dirigentes de su partido de «patéticos» y dijo que sólo saben perder y que parece que muchos olvidaron que fue él quien los ayudó a ser electos.

Estos ataques se producen a una semana de la segunda vuelta de las elecciones al Senado en Georgia, unos comicios en los que están en juego dos escaños que van a determinar qué partido tendrá el control de la Cámara Alta.

Trump tiene previsto viajar a ese estado del sur el 4 de enero para apoyar a sus correligionarios David Perdue y Kelly Loeffler en los comicios del 5 de enero.

Este estado era un bastión republicano, pero en las presidenciales Biden ganó por un estrecho margen y Perdue y Loeffler están en un duelo muy reñido con los demócratas Jon Ossoff y Raphael Warnock.

La Cámara de Representantes – controlada por los demócratas – votó por 322 votos a favor contra 87 en contra derribar el veto que Trump impuso a la ley de presupuesto de defensa por 740.500 millones de dólares, con 109 votos de republicanos que rompieron filas.

Una moción similar va a ser analizada por el Senado, donde los republicanos son mayoría. La iniciativa necesita un apoyo de dos tercios para ser aprobada y anular así el veto.

En un comunicado tras la votación, la jefa de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, criticó el veto como una maniobra «impudente» e acusó al mandatario de lanzar una campaña «de caos a última hora».

El voto se produjo un día después de que Trump cedió a la presión de ambos partidos y firmó el paquete de alivio para la economía por 900.000 millones de dólares para ayudar a familias y empresas afectadas por la pandemia, que también había amenazado con bloquear.

Trump retuvo la ley sin firmarla durante días, pese a que había sido su propio secretario del Tesoro Steven Mnuchin quien la negoció y que la normativa obtuvo el apoyo bipartidista en el Congreso.

Esta sorpresiva maniobra podría haber dejado al gobierno sin fondos a partir de este martes, privando además a millones de estadounidenses de una ayuda económica para hacer frente a la crisis por la pandemia.

Finalmente, el mandatario cedió y firmó la ley el domingo, en un signo de las crecientes dificultades con su partido y el declive de su poder a pocos días del fin de su mandato, el 20 de enero.

Incluyendo la ley de defensa, Trump ejerció el veto en nueve ocasiones durante su mandato, pero hasta ahora el Congreso no había reunido los votos para anular este privilegio del ejecutivo.

AFP