Hace más de una semana, unos pastores de ovejas en el ayllu Ch’alla, en la isla del Sol, vieron cómo humeaban los pastizales sin aparente acción  humana. Con los días, el fuego que brota de la tierra se extendió. ¿Es volcán o petróleo? El dilema preocupa a los comunarios.

Es un fenómeno inexplicable, que requiere atención urgente de parte del Gobierno y de la Gobernación de La Paz, según reclaman los vecinos de la zona del lago Titicaca.

“Vean ustedes, no estamos mintiendo, el fuego brota de la tierra”, cuenta en aymara el periodista de Seo Tv, sobre el piso movedizo del lugar y en medio de dirigentes locales y hasta turistas franceses más allá.

Las imágenes muestran un terreno descampado de más o menos una hectárea, de pastizales y paja quemados y humeantes, en medio de un bosque de eucaliptos y otros árboles.

Justino Ticona, comunario del lugar, cuenta que el jueves 10 de diciembre se sorprendió por el olor a quemado mientras pasteaba sus ovejas. Salió a buscar las posibles razones y se encontró con la escena: una superficie de 50 metros por 80 terrenos quemándose.

Justino Ticona habla con el periodista de Seo Tv.

“El viernes volví a las 10.00, había crecido el fuego, y a las cuatro de la tarde, más”, dice.

Ticona relata que avisó a sus vecinos y creyeron que se trataba de petróleo, y el fuego avanzaba y avanzaba. “Mis hijas me dicen que debe ser volcán, no te acerques”.

Parte del área quemada por el fuego misterioso en la isla del Sol. Captura: Seo Tv

Otro vecino cuenta que el jueves 17 un grupo de geólogos de la Universidad Mayor San Andres (UMSA) visitó la zona y extrajeron unas seis bolsas de muestras para analizarlas. Dijo que habrá que apagar el fuego con cisternas y bombas de agua, pero que necesitan ayudan de la Gobernación y del Gobierno.

“No hay que alarmarse, nos dijeron; pero nos asusta y nos preocupa, está creciendo”, dice.

También piensan que el pueblo debe estar sufriendo una maldición. “Vivimos tristes, hace un año nuestra exautoridad, Roger Choque, está encerrado de manera preventiva en la cárcel de San Pedro, es inocente”.

“Por eso debe estar protestando la Pachamama”, pensamos, cuenta.

Otro dirigente, Francisco Ticona, explica que por precaución cerraron el contorno de la zona del incendio. “Pedimos a las autoridades del Gobierno ayuda, es peligroso, nuestros hijos pueden caer al terreno deleznable”, dice.

“No llegan las lluvias, las chacras se han secado; también las habas. Nuestro trabajo se irá a lanada; no tenemos otro trabajo”, cuenta.