Retorno de Morales une a sus simpatizantes, pero genera tensión en Bolivia

Expresidente Evo Morales en Villazón. Foto: RKC

Fuente: Brújula Digital 

El retorno a Bolivia del expresidente Evo Morales unió a simpatizantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), quienes con diferentes actos lo despidieron de Argentina, donde permaneció en calidad de refugiado político desde diciembre de 2019, y lo recibieron en la localidad fronteriza de Villazón. No obstante, generó tensión, ya que este lunes hubo un bloqueo de caminos en una de las vías de esa localidad, mientras los cívicos potosinos advirtieron la semana pasada que no se responsabilizaban por la reacción de la gente cuando el exmandatario pase por la capital.

El acto de recibimiento de Morales fue preparado con al menos dos semanas de anticipación. Se anunció que, tras el ingreso del expresidente a territorio boliviano, una caravana en la que participarán al menos 800 vehículos lo acompañará hasta Chimoré, a donde arribará el 11 de octubre. Fue de esa localidad del trópico cochabambino de la que salió del país un año antes, cuando renunció a la Presidencia tras ser acusado de fraude electoral en las elecciones del 20 de octubre de 2019. En un principio, Morales se dirigió a México, pero después de un mes se trasladó a Argentina.

Sectores sociales del MAS y simpatizantes de ese partido recibieron a Morales en Villazón, para dar la bienvenida a Morales, quien llegó acompañado del exvicepresidente Álvaro García Linera. El exmandatario fue despedido por el presidente de Argentina, Alberto Fernández, quien incluso en la víspera le ofreció una cena en La Quiaca. «Es un día muy importante para todos, es muy lindo estar aquí, en este lugar límite de la Argentina. Y es muy lindo estar por este motivo, garantizar que nuestro querido compañero regrese a su patria, de la que nuca debió salir», sostuvo el Mandatario argentino.

Morales aseguró que tras su retorno a Bolivia continuará luchando por la “patria grande”, la democracia, los derechos del pueblo boliviano y por la defensa de nuestros recursos naturales. “Pero, sobre todo, no descansaré hasta lograr un acuerdo nacional que, dejando de lado los intereses sectoriales y regionales, saque a Bolivia de la crisis”, sostuvo.

Ahora se tiene previsto que Morales se dirija a Chimoré en una caravana que recorrerá por tierra Potosí, Oruro y la ciudad de Cochabamba, para llegar al trópico cochabambino, el bastión político del MAS y donde Morales inició su carrera sindical y política. Hasta el fin de semana unas 800 personas inscribieron a sus vehículos para participar de este grupo que acompañe a Morales en su retorno, en un recorrido aproximado de 1.100 kilómetros.

No obstante, esta mañana un grupo de padres de familia protagonizó un bloqueo de caminos en la vía que une Villazón y Tupiza. Hubo tensión en el lugar, debido a que simpatizantes del MAS que se iban a esperar al expresidente estaban impedidos de continuar con su viaje.

De igual manera, la semana pasada, el presidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Juan Carlos Manuel, señaló que esa organización no puede impedir el ingreso de la exautoridad, pero advirtió que se considera un acto de provocación podría generar una reacción en la población. “La gente puede reaccionar, ustedes saben que en la capital el pueblo no lo quiere ver a este señor, mejor es evitarse problemas, nadie le está prohibiendo que entre, tiene los sectores (para ingresar al pais) donde ha sacado mayoría absoluta (…) nosotros no nos responsabilizamos si el pueblo reacciona”, declaró.

Otro de los cuestionamientos al retorno de Morales fue expresado por la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), Amparo Carvajal, quien recordó que sobre el exmandatario hay acusaciones de delitos “gravísimos”. “Él (Evo Morales) tiene delitos gravísimos, no puede venir como un héroe. Él tendrá que venir a defenderse de la justicia”, dijo a la agencia informativa ANF.

Carvajal resaltó que el anuncio del retorno “triunfal” de Morales le causó asombro, ya que la exautoridad de Estado terminó “huyendo” del país, el 11 de noviembre del año pasado.