Cochabamba: Padres inhaladores de clefa se disputan un bebé en la calle

La Defensoría de la Niñez explicó que, a través de su programa Situación de Calle, realiza rastrillajes de manera regular. Aseguraron intervención.

Foto: Pareja de inhaladores peleando en una vía de circulación vehicular, con un bebé de por medio. DICO SOLÍS

Fuente: Opinión

DAYANA FLORES A. / Cochabamba

Estaban bajo el efecto de la clefa. Confundidos, delirantes, aletargados; y así, en esas condiciones, dos adultos, un varón y una mujer, en situación de calle están a cargo de un bebé que, a simple vista, tiene apenas unos meses de edad.

El bebé es víctima de sus padres que están drogados y parece tan acostumbrado a aquella situación, que no llora cuando su madre lo agarra “como a un trapo”, sosteniéndolo y jaloneándolo de una entre solo dos prendas de vestir que lleva puesta, una chompa.

La mujer inhaladora de clefa sostiene solo con su antebrazo al pequeño, apretando con más fuerza de la debida su barriguita. Con ese mismo brazo agarra su bote de clefa y la mamadera.

Usa la otra mano libre para defenderse de un inhalador de clefa, aparentemente el padre del bebé, que intenta quitárselo.

Ambos, generan un amague de enfrentamiento por el bebé. Lo jalan como si fuese un objeto. La mujer estuvo a punto de tirarlo a una vía pública.

Esta situación fue advertida por OPINIÓN en céntricas calles de Cochabamba, la avenida Junín y Aroma.

Al respecto, desde la Defensoría de la Niñez y Adolescencia explicaron que, a través de su programa Situación de Calle, realizan rastrillajes y seguimientos de estos casos de manera regular. Sin embargo, no es el único menor de edad que se advierte en compañía de los grupos de inhaladores de clefa que merodean las calles de Cochabamba.

INTERVENCIÓN

La Defensoría de la Niñez aseguró que realizará una intervención en el caso particular que evidenció OPINIÓN.

Explicaron que, cuando tienen conocimiento de estos casos, acuden al lugar en compañía de policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Luego, resguardan al menor de edad de los padres que están sumidos en una adicción. Se lo acoge temporalmente mientras los funcionarios de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia buscan a la familia ampliada por parte del padre o la madre para que se haga cargo del bebé.

Si no dan con los familiares del niño, lo derivan a un centro de acogida.

La Defensoría también promueve que los padres ingresen a un programa de rehabilitación y los acompaña durante ese procedimiento.