Héctor Arce sobre 2019: No hubo manipulación dolosa y la OEA incumplió acuerdo

En Estados Unidos, el Procurador también salió a defender su revisión de actas y reiteró que en Bolivia «no hubo fraude»

Héctor Arce y Wilfredo Chávez, ambos al centro, en Estados Unidos.
Fuente: correodelsur.com

El embajador de Bolivia ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Héctor Arce, señaló este viernes que en las elecciones presidenciales de 2019 “nunca hubo una manipulación dolosa” de los resultados y afirmó que la organización incumplió el acuerdo para realizar una auditoría. También se refirió a la “transformación” de esa institución.

Su declaración se dio en el foro “¿Qué paso en las elecciones de Bolivia de 2019 y el informe de la OEA?”, que organizó con el respaldo de sus homólogos de México y Argentina, en Washington, Estados Unidos.

En el acto no participó la Secretaría General del organismo internacional, que está a la cabeza de Luis Almagro; la institución había rechazado la invitación porque dio por cerrado el caso de las elecciones en Bolivia.

“En 2019, Bolivia confió en la Secretaría General de la OEA y lo hizo con la conciencia tranquila, confió en la OEA, se suscribió un acuerdo y se sometió a él. Quien no cumplió su parte fue la Secretaria General de la OEA”, afirmó.

Señaló que la Secretaría General dirigida por Almagro “violó” el acuerdo e “inventó un supuesto informe preliminar de auditoría” y lo publicó a las 4:00 del 10 de noviembre, que derivó en la insurrección de las Fuerzas Armadas y la Policía Boliviana y una serie de hechos violentos ese mismo día, afirmó.

“Todo esto provocó la renuncia del Presidente constitucional y una seguidilla de hechos nefastos y que terminaron en la imposición de un Gobierno de facto y o que es peor, terminaron con la vida de 38 personas”, dijo en la apertura de la actividad.

Afirmó que recientemente “se descubrió” que “nunca hubo una manipulación dolosa de los resultados electorales  para alterar la voluntad popular”, pero que tampoco se presentaron pruebas ni se usaron parámetros de estándares internacionales de una auditoría.

“Mucho se ha hablado que la OEA ha tenido diferentes controversias y no han sido pocas las veces que se ha planteado su transformación. El sistema americano de integración, el más antiguo del mundo, se había abierto cause para cumplir algunos objetivos y buscar el bienestar de la gente que en última instancia es la razón de ser de las organizaciones de esta naturaleza en el pasado. Con lo ocurrido en Bolivia en 2019 todo eso se ha perdido, con casos como el que conoceremos esta mañana (…) Algunas instancias de la organización han transgredido límites impasables y de verdad que lamentamos muchísimo su ausencia en este espacio, que no hayan venido a defender sus postulados”, sostuvo Arce.

“No hubo fraude”  

En la misma línea, el procurador Wilfredo Chávez salió a defender los resultados de su revisión “acta por acta” que, dijo, demuestran que “no hubo fraude”.

Chávez dijo que en cinco días su equipo de revisión hizo el trabajo que tenía que hacer la OEA, revisando 34.555 actas, entre las cuales solo 15 mostraron irregularidades.

“Tengo los datos de todas las actas (…) Del total del supuesto fraude, 15 actas hemos encontrado en algún momento se han equivocado, pero que en su momento fueron subsanado por el TSE.  No hubo fraude en mi país y hemos pedido que verifiquen estos datos”, afirmó.

Reclamó también que la Secretaría General no esté presente pese a estar a “seis metros” del lugar del foro para que se realice el análisis de los informes.

Añadió que “el debate jamás va a ser un caso cerrado” y anunció que se elaborará una publicación con los resultados de su revisión a las actas.

En la actividad que duró dos horas, también participaron otros diplomáticos de manera presencial y virtual, con discursos en la misma línea del Gobierno nacional.