YPFB proyecta generar $us 1.300 millones de renta petrolera en los pozos Carandaiti, Sayurenda y Yuarenda

El gerente de Administración Económica y Financiera de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Danny Roca, informó este viernes que la estatal petrolera proyecta obtener $us 1.300 millones de renta petrolera con los pozos Carandaiti, Sayurenda y Yuarenda, cuya exploración iniciará en 2022.

El jueves, YPFB y la empresa internacional Vintage Petroleum Boliviana Ltd. suscribieron, en La Paz, actas de cierre de negociación para la exploración y explotación de las áreas petroleras de Carandaiti (Tarija), Sayurenda (Chuquisaca) y Yuarenda (Santa Cruz).

En esa línea, Roca señaló que la firma de los tres acuerdos tiene el objetivo de incrementar la producción de hidrocarburos en el mediano y largo plazo para mantener y ampliar los mercados de exportación, siempre asegurando el abastecimiento del mercado interno.

“Nosotros hemos recibido un mandato del presidente Luis Arce, de reactivar los proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos. Hace unos meses hemos presentado el plan de exploración en el cual se consideran varios proyectos con una inversión aproximada de 1.400 millones de dólares”, dijo.

A ello, acotó que el acuerdo con la empresa Vintage concierne a la ejecución de actividades exploratorias en tres áreas, que de ser positivas generarán algo más de $us 1.300 millones de renta petrolera, que se traducirá en mayores ingresos para las gobernaciones y municipios del país.

“Hemos hecho los cálculos, y de tener éxito la renta petrolera, por la explotación de estas tres áreas, alcanzará a los 1.300 millones de dólares”, subrayó Roca.

De acuerdo con los datos de YPFB, las tres zonas tienen características interesantes por el potencial que proyectan. Por ejemplo, Carandaiti, ubicado en el departamento de Tarija, apunta a una inversión aproximada de $us 194 millones. Para Sayurenda, que está en Chuquisaca, se prevé una posible inversión de $us 57 millones.

Yuarenda se encuentra en una zona no tradicional de Santa Cruz se estima una inversión aproximada de $us 252 millones.

ABI