Ramiro, el tarijeño del medio millar de composiciones musicales

Sus canciones fueron merecedoras de premios departamentales

Sus composiciones fueron pedidas por Las Voces del Pago, Los sapitos Cantores, Los Mensajeros Chapacos, Mirian Huayar, Sangre Nueva, Los Arrieros de Tarija, María Nélida, Los Embajadores del Guadalquivir, Los Vidaleros, Esencia, el dúo Canto Chalamarqueño, Pedro Flores, Los Hermanos Tapia, entre otros.

Ramiro, el tarijeño del medio millar de composiciones musicales

Ramiro Vergara y los reconocimientos recibidos

Allá por el año 1978, cada centavo que caía en manos de Ramiro Vergara era guardado para invertirlo en el inesperado jueves. No era para algún vicio ni nada de esos tiempos, era destinado para comprar el periódico que solo salía ese día de la semana, el cual traía canciones acompañadas de acordes de la música para guitarra.

Ramiro creció correteando en medio de patios de tierra en su natal Entre Ríos, pero principalmente escuchando a su hermano mayor, quien había fundado el grupo Los Chicos Malos en aquel pedazo de mundo, distante a unos 81 kilómetros de la capital del departamento de Tarija. En esos tiempos, cuando su hermano era ovacionado en los escenarios por la música que interpretaba de los Iracundos, Los Náufragos y Los Ángeles Negros, le entró a la cabeza que en algún momento quería estar en ese mismo sitio, pero todavía no le pasaba por la mente que iba a ser compositor.

Al margen de su hermano, su padre que era militar y tenía una guitarra que Ramiro jamás se animó a tocarla, no hasta después que falleció, era la década del 70. Fue entonces cuando decidieron migrar a la ciudad de Tarija, pues, un hermano y una hermana de él ya vivían en la tierra capitalina.

A los 13 años pulsó por primera vez la guitarra de su padre que por un tiempo estuvo guardada, nunca antes había tocado ese instrumento. Empezó a hacerlo de manera autodidacta. Desde niño nunca quiso molestar ni a su familia, pero también le daba vergüenza pedirle a alguien que le enseñe. Desde ese entonces empezó en el mundo de la música, lo que él prefiere llamar una travesía que nunca piensa abandonar hasta que Dios disponga lo contrario.

Cuando llegó a la capital chapaca, el Colegio Belgrano fue su segundo hogar donde se hizo conocer como hábil para la música, pero influenciado por el género que cantaba su hermano, el pop latino. Sin embargo, un día de esos uno de sus compañeros le invitó a dar una serenata, pero debía cantar cuecas chapacas, algo que nunca antes lo había hecho, pero tampoco fue un pretexto para no asistir a aquella velada.

Desde esa ocasión entró al género del folclore, hasta que a sus 17 años cuando estaba en la promoción del colegio, en una habitación que alquilaba por el barrio Las Panosas, se inspiró en versos de una cueca que nunca fue grabada en un disco, pero fue la primera vez que hizo una composición. La hizo escuchar a algunas personas de su entorno, de quienes recibió una buena aceptación porque tenía una variación de tono menor a mayor, algo que no se hacía en esos tiempos.

Ése fue el arranque y luego se inspiró en composiciones a las que les añadió diferentes ritmos, desde polkas hasta una Guaraya, que es un ritmo guaraní del Paraguay, ésta tenía partes de letra de ese idioma. Ese tema musical que recibió el nombre de “Iyambae” fue grabado por María Nélida en su CD.

En su primer inicio como músico profesional, el 1985 grabó un CD con los Romanceros, en 1993 con las Voces del Pago y ese mismo año con Los Embajadores del Guadalquivir. Para ese entonces no se animaba a decirles que tenía composiciones propias, tenía vergüenza y pensaba que le iban a rechazar y hasta tal vez, reírse.

El temor que tenía a flor de piel, no fue un impedimento de seguir con sus composiciones, tanto de folclore como de canciones románticas, rock latino y música tropical. Un día de esos, allá por la década del 90, le reveló al grupo musical al que pertenecía: Las Voces del Pago, que era autor de algunos temas, fue entonces cuando eligieron y grabaron tres canciones de su autoría.

Con el pasar de los años fueron otros los conjuntos musicales que también le pidieron sus composiciones, entre las últimas está Roque Santo Peregrino, interpretada por Los Vidaleros, “Tú, que entregaste tu vida por salvar nuestras vidas, salva a este pecador. Tú, tú que curas heridas salva mi vida perdida, con tu fe y con tu amor. Roque Santo Peregrino, das amor y das cariño, enséñanos ese camino de amar”, dice parte de la letra de esa canción.

Es así que sus composiciones fueron pedidas por Las Voces del Pago, Los sapitos Cantores, Los Mensajeros Chapacos, Mirian Huayar, Sangre Nueva, Los Arrieros de Tarija, María Nélida, Los Embajadores del Guadalquivir, Los Vidaleros, Esencia, el duo Canto Chalamarqueño, Pedro Flores, Los Hermanos Tapia, entre otros.

Ramiro, mientras entona con guitarra en mano sus composiciones que incluso le llevaron a ganar premios a los grupos que la interpretaron, cuenta que casi todas son historias de vida de algún amigo, pariente o simplemente de su propia vida.

Sentado en la sala de su casa, allá por el barrio Moto Méndez, tiene sobre la mesa unas fotografías ampliadas que hablan de su pasado como músico. Momentos cumbres cuando integraba grupos folclóricos que marcaron historia en Tarija, como, por ejemplo, Los Embajadores del Guadalquivir, liderado por el ahora fallecido Abdón Rivera. También sacó algunos reconocimientos que recibió él y también los grupos que conformó.

Hace unos seis años empezó su carrera como solista, lo que le permitió grabar dos CD con canciones inéditas de su autoría, y ahora prepara un tercero. Pero estos materiales no pertenecen al género del folclore, si no que incursionó en lo electrónico, con música tropical, rock, entre otras del área. Cuenta que es algo que siempre quiso hacer desde que empezó el camino de la música.

Ramiro es marcado por su modestia, ha compuesto al menos medio millar de temas musicales y se los ha entregado a quien se lo ha pedido para grabarlos en CD, con la única condición que le reconozcan como autor; varios cumplieron con ello. Sin embargo, le tocó beber algunos “tragos amargos”, a tal punto de que un grupo musical que prefiere no nombrarlo, le vendió el CD que tenía temas de su autoría.

A sus más 60 años le cuesta migrar a las plataformas tecnológicas. Con esfuerzo y de manera intuitiva hace un par de años se abrió una cuenta Facebook, pero luego dejó de usarla porque le llegó una especie de amenaza por ser contestatario al Gobierno nacional. Ahora está interesado en un canal de YouTube para difundir temas musicales de su autoría.

Esas canciones que coleccionaba de los diarios cuando era niño le alcanzaron para armar un cancionero, aunque ahora tiene otro con sus propias composiciones, algo que jamás había imaginado llegar a hacer.

Ramiro y su trayectoria

musical en Tarija

 

Grupos musicales

Ramiro Vergara, a un inicio, tocó la segunda guitarra para el grupo los Romanceros del Guadalquivir, luego quedó como primera guitarra, Luego en las Voces del Pago y finalmente en los Embajadores del Guadalquivir estuvo por 15 años. Ahora como solista, hace la grabación de un nuevo disco.

Discos grabados

Hace unos seis años empezó su carrera como solista, lo que le permitió grabar dos CD con canciones inéditas de su autoría, y prepara un tercero. Pero estos materiales no son en el género del folclore, sino que entró a lo electrónico, con música tropical, rock, entre otros del área. Para comprar pueden llamar al 67374726.

Mensaje de Ramiro

“Los jóvenes que recién inician en la música, deben tomarlo en serio y hacerlo de manera más profesional, no solamente para distracción de cantarle al amigo o a algún pariente. Hay que hacerse valorar como artistas. Estudien la música, porque un pueblo sin cultura, no es un pueblo, esa tarea tienen los artistas”.