Conoce las 7 determinaciones asumidas en la «Cumbre por la democracia y la libertad»

La Cumbre por la democracia y la libertad realizada la noche de este lunes en el Comité pro Santa Cruz reunió al Movimiento Cívico Nacional, Conade, expresidentes, autoridades en ejercicio y plataformas en defensa de la democracia. En un repleto salón Melchor Pinto Parada, los discursos reclamaron acciones para frenar la persecución política y judicial en contra de los opositores.

Al finalizar la Cumbre, los cívicos presentaron una «agenda» con siete puntos que recogía las principales inquietudes de los asistentes. El llamado a la defensa de la democracia pretende establecer un freno al «autoritarismo» mostrado por el partido de Gobierno, «que pretende eliminar toda forma de oposición y disidencia, afectando en su esencia al pluralismo político, económico, social y cultural de la nación».

La creación de un Bloque de Unidad por la Libertad y la Democracia compromete a los asistentes «ante el pueblo boliviano» para realizar las acciones necesarias, como movilizaciones y paros en resguardo de las normas democráticas en el país.

Además, el comunicado ofrecido tras la conclusión de la Cumbre resalta la importancia de vivir en un estado de derecho donde se respete la independencia de poderes, los debidos procesos judiciales y la libertad de los ciudadanos. 

De manera detallada, los aspectos acordadas refieren lo siguiente:

1. Cese la persecución político-judicial vinculada al falso caso de golpe de Estado y se devuelva la libertad a los presos políticos. Además, recalcan que «no se manipule el sistema judicial en ningún otro caso (…) para la criminalización de la política».

En concreto, cuestiona el uso de la justicia para perseguir a autoridades electas y que fungen como gobernadores o alcaldes, a policías y militares que han sido detenidos y dados de baja y la liberación de la exmandataria Jeanine Áñez» a quien le han vulnerado sus derechos humanos desde el principio de su detención».

2. «Promover acciones ciudadanas exigiendo la renovación de las altas autoridades de la Fiscalía y del Órgano Judicial con la incorporación de nuevas autoridades independientes y probas», donde la sociedad civil pueda participar en la evaluación de méritos. El nombramiento de un nuevo Defensor del Pueblo también se convierte en una exigencia cívica.

3. La ley de legitimación de ganancias ilícitas también está incluida entre las observaciones emitidas en la Cumbre. Propone que sea «nuevamente puesta a consideración» y solicitan la abrogación de un paquete de leyes que vulneran la Constitución y las garantías ciudadanas que de ella se derivan.

La restitución de los dos tercios, en ambas cámaras, para la aprobación de las normativas que ameritan también se encuentra entre las demandas recogidas en el documento.

4. «Exigir el respeto por los recursos naturales, en todos los departamentos del país, contra la explotación indiscriminada (…) y el avasallamiento de tierras». El comunicado resultado de la Cumbre enfatiza en el respeto a la tierra ante amenazas como la que se vive en Tariquia en Tarija, el Cerro Rico de Potosí o la toma de tierras en el oriente.

El diálogo con la marcha indígena Amazónica, del chaco y del oriente boliviano además que con las diversas asociaciones de productores de coca en La Paz y se disputan el reconocimiento de Adepcoca forman parte del respeto reclamado a las autoridades nacionales.

5. Cívicos, Conade y plataformas asumirán «medidas que busquen la reivindicación de las libertades y de los derechos de todos los bolivianos». Acciones como marchas, movilizaciones y huelgas forman parte de las formas de reivindicación social y cívica que podrán realizarse.

6. Resalta el «apoyo total a la señora Amparo Carvajal», presidenta de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos, «ante las amenazas reincidentes» contra ella.

7. Finalmente, acata las determinaciones propuestas por el Movimiento Cívico Nacional en Potosí que convoca a dos movilizaciones en defensa de la democracia: una gran marcha nacional el 10 de octubre en La Paz y un paro nacional cívico y ciudadano para el 11 de octubre.

El Deber