Los retos del periodismo frente a la Covid-19

Laura Galindo Bolívar

Laboratorio de periodismo UCB

Desde la creación del Día Internacional del Periodista hasta la actualidad, el periodismo pasó por cambios, adaptándose a las TIC y posteriormente a la pandemia de Covid-19.

Con el surgimiento de las redes sociales hace casi dos décadas, el periodismo se adaptó con la mayoría de los medios creando un perfil en redes sociales o teniendo sus propias aplicaciones. Por estas plataformas, publican la información de una forma más instantánea.

“El ámbito digital es mucho más fugaz, se necesitan menos palabras, mayor precisión, menos tiempo y menos espacio. Eso exige al periodista formarse no sólo a nivel cuantitativo, sino a nivel cualitativo con pensamiento crítico”, expresa el periodista Miguel Ángel Garnica.

Actualmente, cada vez se hace más difícil considerar el periodismo tradicional como un trabajo estable. El periodista Willy Rocabado opina que se sufrió “un revés” con la llegada de medios no tradicionales.

Geraldine Crider, periodista, comenta que no cree que el periodismo sea un trabajo sustentable. “Los salarios son pésimos y los emprendimientos independientes no tienen mucho asidero. El trato al profesional en Bolivia es malo, las empresas tienden a pagar lo menos posible”.

Ahora, por la relevancia de los medios digitales, los egresados de comunicación se presentan como creadores de contenido o expertos en redes sociales.

Con el desarrollo de las tecnologías, existen periodistas trabajando para campañas políticas y en blogs, entre otras nuevas modalidades. Este cambio se da por la necesidad de mantener relevancia. Crider opina que existen distintas oportunidades para el periodismo. “Se puede escribir libros, ser parte de los equipos de prensa de diferentes instituciones, etc.”. Willy, por otro lado, menciona la posibilidad de trabajar para un medio extranjero sin la necesidad de vivir ahí.

Covid-19

Con la pandemia de Covid-19 también se vieron cambios. En Bolivia, aún se tenían entrevistas y eventos para cubrir de manera presencial. Ahora, estas reuniones se han convertido en videollamadas por Zoom, eventos y entrevistas virtuales. De esta forma, asegura Garnica que “se han reducido las posibilidades de poder hacer un trabajo periodístico de campo. Un requisito importante para obtener información de parte de las personas es que haya un grado de intimidad, porque no todos van a responder de manera completa o confiable vía WhatsApp o correo electrónico”. Geraldine afirma que la pandemia ha vuelto al periodismo más complejo porque hay menos fuentes de trabajo y justificaciones para bajar el sueldo aún más.

Según Garnica, en los próximos años el periodismo verá la inteligencia digital.

“No serían periodistas humanos, sino van a ser robots, humanoides que están programados para obtener información en situaciones de conflicto”.

Rocabado comparte sus esperanzas para este campo laboral en Bolivia. “Deberíamos entrar en un proceso de un periodismo más reflexivo y social que se está haciendo en otras partes del mundo”.

A pesar de los cambios por los que ha pasado el periodismo en los últimos años, aún conserva el mismo objetivo de brindar un servicio social.

“Se ha modificado la forma de presentar la información, pero no el fondo, el contenido. La esencia sigue siendo relatar verdades”, concluye Garnica.

Los Tiempos