Ruth, la bombero «siempre lista» que murió en servicio y dejó huérfana a una niña

 

Ruth Orellana es recordada como la bombero «siempre lista» que se enfrentó al fuego en primera línea y perdió la vida en servicio. La uniformada dejó a una niña de dos años en la orfandad y un gran vacío entre sus camaradas de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Alcaldía de Sacaba.

Cuando se desató ayer el fuego en la localidad de Melga, fue la primera en liderar las acciones de rescate y sofocación, pero aparentemente pereció a causa de la inhalación de humo.

Ruth tenía 32 años, y desde hace dos era parte de la Unidad de Gestión de Riesgos.

Sus compañeros voluntarios destacan su labor por ayudar a los demás, en tanto que la plataforma Tunari Sin Fuego también lamentó su deceso.

En su memoria, se instaló una capilla ardiente en el salón consistorial de Sacaba, donde sus familiares y amigos le rindieron honores.

La bombero acudió la tarde del miércoles a combatir el incendio forestal de Melga, que por los fuertes vientos todavía no es controlado la mañana de este jueves.

Página Siete