En medio de caos corren las últimas horas de evacuaciones en Afganistán

Diferentes países europeos han cerrado o lo harán a lo largo de este viernes sus operaciones de evacuación de nacionales y de afganos que en el pasado fueron colaboradores, pero todavía permanecen en Afganistán. Muchas personas quieren abandonar el país, lo que abre la puerta a la vía de la diplomacia.

La fecha del 31 de agosto es límite para la salida de personas, ya que ese día Estados Unidos sacará a sus fuerzas de Afganistán y ya Washington había advertido a sus aliados de que debían clausurar sus operativos sin esperar al último momento.

Es así que mientras corren las últimas horas cientos de personas han vuelto este viernes a aglutinarse en el aeropuerto de la capital de Afganistán, Kabul, en busca de una salida del país a pesar del doble atentado perpetrado en el exterior del aeropuerto por Estado Islámico este jueves.

Numerosos afganos muestran credenciales mientras intentan contactar con las fuerzas internacionales para intentar huir del país. Foto: Infobae
Numerosos afganos muestran credenciales mientras intentan contactar con las fuerzas internacionales para intentar huir del país. Foto: Infobae

Asimismo, varios países europeos cerraron ayer sus puentes aéreos desde Kabul, pero el atentado con al menos 95 muertos y unos doscientos heridos, ha terminado por hacer visible la dificultad de las operaciones en términos de seguridad.

Reino Unido, Italia, España, Noruega y Suecia figuran entre los países que culminan este viernes sus tareas de evacuación, mientras Francia apurará hasta el último momento posible.

El Gobierno británico, que ayer mismo alertaba de un inminente atentado en Kabul, horas antes de que se materialice, finalizará sus operaciones de evacuación en Afganistán «en cuestión de horas», confirmó este viernes por la mañana el ministro británico de Defensa, Ben Wallace.

El atentado dejó al menos 95 muertos y unos doscientos heridos. Foto: EFE

Este país «se ha adentrado en las fases finales de su misión de evacuación en Afganistán y ya no se llamará a más personas al aeropuerto para salir», confirmó Defensa en un comunicado.

Wallace mostró asimismo su «gran pesar porque no todo el mundo haya podido ser evacuado durante este proceso». «Evacuar a todos esos civiles cuyos casos ya han sido procesados liberará la capacidad necesaria en los aviones militares británicos para sacar a los diplomáticos y personal militar que quedan», señala la nota.

Italia también ha hecho su última evacuación y solo una pequeña parte de su personal permanecerá en Kabul unos días más: se trata, en particular, de los militares que han gestionado y garantizado la seguridad de las operaciones de evacuación, previstas para el 31 de agosto.

Un grupo de policías alemanes fueron recibidos esta mañana en Berlín a su regreso de la misión de evacuación en el aeropuerto de Kabul, mientras esta tarde está previsto que aterricen en Alemania los soldados que participaron en las tareas de rescate.

España también dio por finalizada la misión de evacuación de afganos, con la llegada a primera hora de la mañana a Dubái (Emiratos Árabes Unidos) de dos aviones procedentes de Kabul en los que viajaban, entre otros, los últimos 81 españoles que permanecían en Afganistán, entre militares, policías y personal de la embajada.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, aseguró este viernes que su país «no dejará solo al pueblo afgano» y busca «vías de ayuda para evacuar al mayor número de personas» de Afganistán.

Esa misma idea ha sido expresada este viernes por el ministro portavoz del Ejecutivo japonés, Katsunobu Kato, en una rueda de prensa en la que aseguró que su Gobierno busca cooperar con otros países para lograr evacuar a los japoneses y personal local de su Embajada que permanecen en Afganistán.

«La situación es volátil e impredecible, pero continuaremos esforzándonos para una evacuación segura trabajando de cerca con los EE.UU. y otros países», afirmó en portavoz nipón.

Vía para la diplomacia

Tras el 31 de agosto, ya sin presencia militar extranjera, se abre la vía de la negociación y la diplomacia internacional, incluidas eventuales presiones.

En este contexto hoy trascendió que los talibanes han propuesto a Turquía que gestione el aeropuerto de Kabul. Ha sido el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien ha desvelado que su país ya mantiene contacto oficial con la milicia talibán que domina Afganistán desde mediados del mes, y dejó claro que estos encuentros continuarán.

«Nuestro embajador se ha entrevistado con los talibanes. La conversación duró tres horas y media. Si hace falta, tendremos ocasión de repetir encuentros de este tipo», dijo Erdogan en una rueda de prensa transmitida en directo por la cadena NTV.

Erdogan afirmó, acerca de la propuesta de los talibanes para que Turquia gestione el aeropuerto de Kabul, que es una petición sobre la que aún no se ha tomado una decisión. «No tenemos prisa en reanudar los vuelos (civiles)», dijo Erdogan.

Mientras tanto, Francia apura los plazos y su secretario de Estado de Asuntos Europeos, Clément Beaune, dijo este viernes que tal vez mantendrá las evacuaciones desde el aeropuerto de Kabul después de la jornada de hoy, que era el límite que había calculado su Gobierno con la retirada de las tropas estadounidenses el 31 de agosto.

«Las operaciones (francesas) van a terminar pronto», se han visto «perturbadas» con los atentados terroristas del jueves y, con el calendario de retirada estadounidense, «pueden ir más allá de esta noche. Continuaremos hasta el último segundo posible», aseguró.

Por otra parte, mientras la mayoría quiere salir, hay quien desea entrar en Afganistán: la Organización Mundial de la Salud busca a contrarreloj alternativas al aeropuerto internacional de Kabul para hacer llegar medicinas, material y equipos médicos que sirvan para atender las necesidades de la población, que considera cada vez más urgentes.

«Por razones logísticas y de seguridad, el aeropuerto de Kabul por ahora no es una opción», dijo hoy por teleconferencia a periodistas en Ginebra el director de emergencias de la OMS para esa región, Rick Brennan. Indicó que se estudia la posibilidad de que los cargamentos aterricen en el aeropuerto Mazar el Sharif , en el norte del país.

Para ello, la OMS ha entrado en contacto con la vecina Pakistán, ya que «ellos pueden trabajar con contactos en el terreno para asegurarse de que el aterrizaje de un avión de cargo pueda realizarse»

Atentado

El triple atentado ha generado condenas de destacados líderes afganos, entre ellos Abdulá Abdulá, antiguo negociador del Gobierno de Ashraf Ghani y figura clave junto al ex presidente Hamid Karzai en las conversaciones en marcha con los talibanes para tratar de conformar una administración inclusiva y evitar el vacío de poder.

Estado Islámico Provincia de Jorasán ha reivindicado ya la autoría de este atentado. Con los talibanes ya prácticamente al mando del país, ellos serían ahora la principal amenaza en términos de seguridad.

Las doctrinas de este grupo, surgido en enero de 2015 a partir de una amalgama de talibanes afganos y paquistaníes, son incluso más duras que las de los talibanes, a los que consideran herejes y a quienes recriminaron el acuerdo de paz sellado en febrero de 2020 con el entonces Gobierno de Estados Unidos, encabezado por el presidente Donald Trump, punto de partida del repliegue extranjero.

En los últimos años, Estado Islámico Provincia de Jorasán ha sufrido varias derrotas militares y la detención de algunos de sus principales líderes, pero ha terminado creciendo al albor del caos en que se ha visto sumido Afganistán y ha seguido perpetrando atentados, también en Kabul. Entre sus objetivos figuran autoridades locales y fuerzas extranjeras.

EFE-Infobae