La OPS advierte que Covid está «lejos» de estar bajo control en las Américas

La pandemia de Covid-19 está «lejos» de estar bajo control en las Américas a pesar de la reducción de casos en EEUU y Brasil, los países del mundo con más víctimas mortales del virus, advirtió ayer la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En tanto, en Ginebra, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó que el sistema que el mundo tenía para afrontar pandemias es inservible y debe ser reformado para afrontar próximas epidemias.

La directora de la OPS, Carissa Etienne, dijo que casi el 40 por ciento de todas las muertes globales (por coronavirus) reportadas la semana pasada ocurrieron en las Américas,

«Esta es una clara señal de que la transmisión está lejos de estar controlada en nuestra región», indicó.

Etienne señaló una aceleración de los contagios en gran parte del continente y una ocupación de camas en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de casi el 80 por ciento.

En Sudamérica, duramente afectada por la pandemia en meses recientes, destacó un incremento de casos en Guyana y Bolivia, linderos con Brasil, así como en Colombia, sacudida estos días por masivas manifestaciones antigubernamentales.

Dijo que en Chile y Perú, el 95 por ciento de las camas de UCI están en uso, la mayoría por pacientes con Covid, y describió un panorama preocupante en Buenos Aires, con 96 por ciento de ocupación, y en algunas áreas de Brasil, donde hay lista de espera.

«No es de extrañar que el aumento de las hospitalizaciones en nuestra región esté provocando un desafío de suministro de oxígeno sin precedentes en todo el continente americano», dijo Etienne, señalando a Bolivia y Antigua y Barbuda como «lugares muy afectados».

Todos fallaron

El sistema que el mundo tenía para afrontar pandemias es inservible y debe ser reformado para afrontar la próxima que llegue, pero los países también han sido responsables de la situación actual cuando prefirieron “esperar a ver lo que pasaba” en los primeros meses, sin tomar las medidas que hubiesen frenado el coronavirus.

Esta es la contundente conclusión del Panel Independiente de Preparación y Respuesta a Pandemias, formado por expertos y personalidades que examinaron durante ocho meses los fallos que hubo en la gestión de la pandemia, tanto a nivel nacional como internacional, y que divulgó ayer sus conclusiones.

Esta misión le fue encomendada por la OMS, que a la vez recibió instrucciones para ello de sus Estados miembros, alarmados a mediados del año pasado por la velocidad a la que se agravaba la pandemia y las sospechas de que esta entidad no había actuado correctamente en su fase inicial.

Su principal conclusión es que globalmente el mundo demostró que no había aprendido nada de crisis pasadas y que la tragedia sanitaria, económica y social causada por la Covid-19 pudo haberse evitado.

El panel, que copresiden la exmandataria de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, y la exprimera ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark, encontró que hubo una responsabilidad compartida y que evitar que situaciones tan graves se repitan requerirá una gran reforma internacional en la que los países deben comprometer recursos y voluntad política.

“El tiempo transcurrido desde la notificación de un grupo de casos de neumonía de origen desconocido a mediados de diciembre hasta la declaración de una Emergencia de Salud Pública Internacional (30 de enero de 2020) fue demasiado largo”, sostiene el panel en el informe que presentó ayer.

Clark sostuvo que la emergencia global pudo haber sido declarada ya el 22 de enero, tras la primera reunión del Comité de Emergencia de la OMS, que valora la gravedad de una amenaza sanitaria y recomienda si debe ser considerada una emergencia internacional, y no esperar a que este mismo grupo se reuniera un segunda vez.

Sin embargo, si la OMS no actuó en ciertos momentos como debía fue porque no cuenta con los poderes que se requieren en una situación de tal gravedad., concluyó el Panel.

Responsabilidades nacionales

Los países también tuvieron una gran parte de responsabilidad en la descontrolada propagación del coronavirus, conforme a las conclusiones del Panel.

“Febrero fue un mes perdido en el que muchos más países podrían haber adoptado medidas serias para contener la propagación del SARS-CoV-2 y prevenir una catástrofe sanitaria, social y económica”, concluyeron los expertos.

Clark recordó que la mayoría de gobiernos optaron por “esperar a ver lo que pasaba y no fue hasta que empezaron a ver que las unidades de cuidados intensivos se llenaban que empezaron a actuar, pero ya era demasiado tarde”.

“Hubo países que subestimaron el valor de la ciencia, negaron la gravedad de la enfermedad y tardaron en responder, lo que tuvo consecuencias nefastas”, añadió la copresidenta del Panel, cuya creación se produjo en medio del recelo que Estados Unidos había instigado contra la OMS.

Vacunas urgente para todos

El informe también explica que las dosis insuficientes de vacunas contra la Covid y la administración inoportuna de las mismas crean más oportunidades para las mutaciones virales en regiones como África y Latinoamérica.

“Esto dificulta que estas regiones accedan a nuevas vacunas. Esto es incluso más grave en el caso de la producción de vacunas de ARNm, la plataforma crítica para adaptarse y controlar variantes”, indica el estudio.

Mientras que América suma 63,8 millones de contagios con 1,55 millones de decesos, el Panel también afirma que es necesario y urgente que 5.700 millones de habitantes accedan a las vacunas en el mundo, de los cuales 1.000 millones se encuentran en América, por lo que subrayan que a través del mecanismo Covax se han asegurado 1.100 millones de dosis y solicitado 2.500 millones más.

EFE-AFP