Hecho en Bolivia armará una comisión para evitar el mal uso de la marca

Dentro del comercio y sus artimañas, se conoció que algunos productores utilizan de mala manera el sello Hecho en Bolivia. Se trata de productos comprados al por mayor y que se sellan por unidad con el fin de hacer creer que son nacionales.

Esto es considerado un engaño al consumidor y un problema para la producción nacional. Por este motivo, la Fundación Hecho en Bolivia trabaja en conformar una comisión que verifique y haga frente a esta situación, señaló el presidente de la Fundación, Luis Laredo.

“Queremos revalorizar el producto boliviano con una certificación que se llama el valor agregado de origen nacional. Vamos a saber si el producto con la marca Hecho en Bolivia de verdad es hecho en Bolivia”, indicó.

El presidente de la institución precisó que hay productos como los plásticos o el pan de batalla, entre otros, que no son bolivianos.

“Se considera hecho en Bolivia cuando la mano de obra, materia prima e insumos son del país. En el pan de batalla, todos los insumos son importados, sólo la mano de obra es boliviana, por lo que no se lo considera totalmente boliviano”, indicó Laredo.

Agregó que parte de este daño en los productos es a causa del contrabando, por lo que se pide luchar contra esta actividad ilícita.

“La gente necesita trabajo, pero necesitamos entrar en la legalidad. Necesitamos una lucha frontal contra el contrabando. Las acciones aisladas son pocas, debemos trabajar todos juntos”, dijo.

Los Tiempos