Se mantiene bloqueo de vías y el agronegocio dice que pierde $us 120 por tonelada de harina de soya regulada

Desde ayer, los soyeros mantienen un bloqueo indefinido de carreteras en siete puntos de Santa Cruz. Exigen eliminar los controles de precios y cupos para las exportaciones. El Gobierno pide levantar la medida de presión.

El Gobierno se enfrenta a un conflicto que mantiene aislado el departamento de Santa Cruz. Desde el lunes, las principales vías de acceso a la región están bloqueadas por los productores de soya que exigen anular una banda de precios que regula la venta de los derivados del grano.

Según los productores, exportadores e industrias, este mecanismo genera una pérdida de $us 120 por la tonelada de harina solvente de soya, uno de los productos más demandados por otros subsectores como los avicultores y porcinocultores.

PUBLICIDAD

Este dato se desprende de un informe de la Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones de Santa Cruz (Cadex) y la Cámara Nacional de Industrias Oleaginosas de Bolivia (Caniob).

Desde ambas instituciones explicaron que el precio de mercado de la harina solvente de soya está en $us 377 la tonelada, pero con la banda establecida por el Gobierno el costo que deben cobrar a los pecuarios es de $us 256,7.

“Ahí hay una diferencia de $us 120,3 por tonelada y eso es la subvención que hace la industria a los otros sectores”, dijo Jorge Amantegui, presidente de la Caniob.

El industrial sostuvo que la banda de precios y los cupos establecidos por el Gobierno han generado una distorsión en el mercado.

“No podemos comprar (la soya) a precios internacionales y vender los productos (harina solvente) a un precio bajo”, agregó.

En esa línea, Fidel Flores, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), dijo que solo el sector soyero pierde $us 50 por tonelada de harina solvente de soya, lo que representa una pérdida de $us 100 millones para los soyeros.

En este contexto, Flores dijo que la solución al problema la tiene que dar el Gobierno mediante la eliminación de la banda de precios y cupos de abastecimiento.

“Planteamos que Emapa compre el grano de soya a los agricultores para que lo transforme en harina de soya y lo pueda entregar a los productores pecuarios a precio de subsidio”, señaló.

Precio justo

No obstante, una parte del sector avicultor y los porcinocultores de Santa Cruz indicaron que es necesario mantener el control de precios para la harina solvente.

Winston Ortiz, vicepresidente de la Asociación de Avicultores de Pollos Parrilleros (Avipar), rechazó la postura de los soyeros y aseguró que la medida estatal no influye en el precio que cobran de las industrias oleaginosas.

“Es absurdo y especulativo usar este argumento para ofrecer los precios más bajos al 100% de la producción de soya, cuando se consume solo el 30% del grano. Es una interpretación amañada de Anapo y la industria”, dijo.

El avicultor sostuvo que su sector no está dispuesto a pagar el precio internacional del insumo, sino al precio real que la industria abona al agricultor.

Nelson Daher, presidente de la Asociación Departamental de Porcinocultores, dijo que es necesario eliminar la política de cupos para el suministro de harina de soya, pero sin quitar el control de precios para evitar una especulación en el costo del insumo.

Desde La Paz, el ministro de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Néstor Huanca, pidió a los productores que reconsideren sus movilizaciones y ratificó que a ese sector “no le afecta en nada” la banda de precios para los subproductos de la soya, porque el Estado controla solo un 20% de la producción agroindustrial.

No obstante, el sector movilizado dijo que se mantendrá firme en la medida de presión.