Santa Cruz cumple paro cívico y Cochabamba con dificultades para instalar la medida

Vecinos y grupos de ciudadanos movilizados iniciaron la mañana de este viernes un paro cívico departamental en Santa Cruz, mientras en Cochabamba los integrantes de la denominada Resistencia Juvenil Kochala (RJK) tenían dificultades para instalar puntos de bloqueo en la ciudad y rutas que conectan hacia el oriente boliviano.

La demanda en común en ambas ciudades es la anulación de las elecciones del 18 de octubre por fuertes sospechas de fraude electoral y que se suspenda la posesión del presidente electo Luis Arce, mientras se realice una auditoría al proceso electoral.

En Santa Cruz se reporta un paro contundente en varias zonas donde no hay circulación de motorizados y negocios cerrados que se sumaron a la convocatoria del Comité Cívico que la jornada de este jueves cumplió un paro cívico provincial.

En la ciudad de Cochabamba, el panorama es distinto. El transporte público trabaja con normalidad, pero sí existen algunos puntos de bloqueo en las zonas donde los grupos movilizados echaron al asfalto miguelitos y chinches para evitar la circulación de motorizados.

En la zona del Castillo, los choferes salieron a desbloquear en medio de discusiones con los manifestantes. En la Avenida Villazón que conecta la ruta hacia el oriente se instalaron barricadas, piedras y escombros, mientras en otras calles y avenidas como la troncal Blanco Galindo se observaron llantas y cintas con la tricolor que intentan impedir la circulación del transporte.

Inicialmente, Cochabamba pedía la reposición de la regla de dos tercios, sin embargo, anoche una concentración a la cabeza del presidente cívico Marcelo Piérola se sumó al rechazo del resultado de las elecciones, pidiendo a la ciudadanía respaldar la medida de protesta.

Desde Cochabamba, el responsable de la Terminal Juan José Claros informó a radio Pío XII de la red Erbol, que los viajes interdepartamentales son normales, salvo a la ciudad de Santa Cruz que toma la carretera antigua. Las empresas que ofrecen servicios hacia otros departamentos, toman vías urbanas alternas a fin de encontrar la ruta interdepartamental.

El comercio y la gente trabajan con normalidad; sí se observa la reducción en mínimo porcentaje del servicio de transporte urbano que se enfrenta a bloqueos esporádicos, pero el transporte pesado decidió replegarse.

ERBOL