Bolívar vuelve con las manos vacías de Chile, pero muestra mejoría

Bolívar no supo ganar el partido anoche frente a Audax Italiano. Los celestes perdieron por 2-1 un partido que tenían controlado y que podían definir a su favor con muchos goles de diferencia, pero el gran error fue el de siempre: la inefectividad ante el pórtico rival.

Sin lugar a dudas, fue otro Bolívar, muy distinto al de hace una semana, lo que confirma que el mensaje del extécnico Claudio Vivas no llegó nunca a los jugadores. En cambio, con cuatro prácticas al mando de Wálter Flores y Vladimir Soria, el equipo se mostró más compacto, presionando a su rival y obligándolo a que muestre sus debilidades.

El primer gol del partido llegó por una desinteligencia defensiva de los bolivaristas, que fue aprovechada por Jorge Henríquez para derrotar al portero celeste con remate bajo, a la derecha (15’PT).

Audax se conformó con el tanto de ventaja y Bolívar creció en la cancha. A los 22’PT, Flores fue derribado en el área chica y el juez del partido cobró la pena máxima, que fue transformada en el tanto del empate un minuto después por Saavedra con un fuerte disparo.

En el segundo tiempo, Bolívar tuvo cuatro opciones de gol, pero no las aprovechó. La academia era superior, pero los partidos se ganan con goles. Audax aprovechó otro error en la defensa celeste y Jesús Ramírez anotó el segundo a los 38’ST, para el 2-1.

Sobre el final del encuentro (44’ST), el golero celeste Javier Rojas fue expulsado.

Página Siete