La cuarentena, «un golpe duro» para emprendedores inquilinos

La Cámara de Gastronomía Departamental de La Paz sugiere que no se paguen los alquileres porque una postergación o rebaja del 50% no es sostenible.

Cándido Tancara C.  / La Paz

Dicen que el pasto, los hijos y los intereses nunca dejan de crecer. Esta parece la situación de los emprendedores inquilinos de la zona Sur de La Paz, los que cerraron sus negocios en cumplimiento de la cuarentena que pretende frenar el avance del coronavirus. Página Siete conversó con alguno de ellos y estos calificaron la restricción total como “un golpe muy duro” contra la actividad económica porque les deja sin ingresos, pero con deudas con los dueños de casa y sus dependientes.

“La cuarentena nos ha golpeado muy duro”, afirmó el propietario del restaurante Mestizo, Luis Antonio Miranda Lizarro, que tiene por ahora cerrado en la Av. Ballivián, de la zona Sur de La Paz. Relató que con mucha inversión y esfuerzo abrió el negocio el 16 de enero de 2020 y tuvo que poner el candado en la misma fecha de marzo. Con tristeza recordó que es el “segundo golpe” que recibe en un poco más de seis meses porque tenía previsto abrir el local en noviembre, pero por el fraude electoral del 20 de octubre, que provocó la convulsión del país, la apertura fue aplazada. “Ahora que nos estaba yendo bien y casi habíamos logrado un punto de equilibrio, volvemos a cerrar”, dijo.

¡El cuidado de nuestra salud es tarea de todos!#MeQuedoEnCasa

Posted by Gobierno Autónomo Departamental de Tarija on Friday, March 20, 2020
PUBLICIDAD

Precisó que invirtió 24 mil dólares en la instalación y equipamiento del restaurante: mesas y sillas para 40 comensales, una cocina y baños. Miranda dijo que la inversión señalada fue fruto de un trabajo de 13 años como chef en hoteles y restaurantes de La Paz, también con el trabajo de su empresa Utopía Catering y Eventos, que ofrecía servicios para celebraciones sociales.

Reveló que el alquiler que paga es alrededor de casi ocho mil bolivianos mes. “El dueño nos entiende que no se le va poder pagar el alquiler y estamos esperando alguna medida gubernamental para acogernos a eso”, dijo y sugirió como una medida paliativa el prorrateo o pagos en cuotas.

Dijo que ambos negocios están paralizados desde marzo. “El servicio de catering tenía comprometido varios eventos y ahora casi todos están siendo cancelados: tres para abril, uno para mayo, otro para junio y agosto y así, no hay como decir cuándo volveremos a trabajar”. Miranda contó que su restaurante tiene “identidad nacional” porque prepara todos los alimentos con productos de los distintos pisos ecológicos del país: chuño, papa, jochi pintao, entre otros. Dijo que tiene 14 trabajadores, entre chefs y meseros, a quienes tuvo que decirles que vuelvan al restaurante apenas vuelva se reanuden las actividades en el país. Sin embargo la carga social se tiene que cubrir. Tuvo que solo les pagará mientras no haya actividades el 40% de los sueldos y cuando se normalicen las actividades, se les irá completando hasta cubrir la deuda.

Una propietaria de un almacén de productos alimenticios y de una pequeña confitería, ubicados en la calle 21 de Calacoto, relató su crítica situación por la que atraviesa con la vigencia de la cuarentena, sobre todo con deudas por alquiler y pago de sueldos a sus trabajadores.

Evitó dar su nombre y el lugar específico de sus negocios, pero dijo que por el primer negocio paga diez mil bolivianos y por el segundo cuatro mil. “La cuarentena la tenemos que cumplir con el pago de sueldos y el pago del alquiler es un problema pesado; nuestro locales no están produciendo nada y creo que no es justo pagar un alquiler”, añadió.

Dijo que el propietario de las tiendas “es muy comprensivo” pero también “nos dijo que si no queríamos las puertas estaban abiertas”. Relató que tiene seis trabajadores con quienes se acordó que se les pagará sus sueldos, pero cuando se reanuden las actividades tienen que trabajar algunas horas más para compensar las pérdidas por los negocios tienen sus puertas cerradas.

El #GranChaco unido ante la emergencia del #Covid19 ?Sigue el consejo de #Prevención del cantante chaqueño Natanael Torrez.??#VillaMontesSeQuedateEnCasa

Posted by Gobierno del Gran Chaco on Friday, March 27, 2020
PUBLICIDAD

La propietaria sostuvo que los emprendedores ya fueron golpeados por los problemas políticos de noviembre 2020 y ahora vuelven a ser víctimas de la inactividad económica. “Queremos que nos apoyen con el alquiler, el pago es muy duro y fuerte; son dos o tres salarios mínimos que solo son posibles pagar si la actividad se normaliza, pero no será rápido”, dijo la propietaria de los dos negocios, y como ella en la zona Sur hay como medio millar de emprendedores que tienen los mismos problemas y no saben cómo responder con sus dueños de casa.

La emprendedora precisó que otros inquilinos que tienen contratos de alquiler con dueños de casa en la zona Sur y en otros lugares de la ciudad, no son comparables con su sector, porque los montos son mayores.

Proponen no pagar los alquileres mientras dure la cuarentena

La Cámara de Gastronomía Departamental de La Paz sugirió ayer que no se paguen los alquileres a los dueños de casa, mientras las actividades a nivel nacional estén suspendidas como una medida para frenar el avance del coronavirus. Señala también que el no pago se extienda a otros negocios, cuyos propietarios tomaron en alquiler inmuebles en las ciudades, porque también cerraron sus actividades por la vigencia de la cuarentena total.

“Que no haya cobro de alquiler por los meses no trabajados, no se debe pagar”, sostuvo Miguel Gemio, de la Cámara de Gastronomía Departamental de La Paz. Dijo que no tiene sentido pagar el 50% o postergar el pago, pues cuando se reanuden las actividades postcoronavirus, los emprendedores o inquilinos no tendrán como cubrir esa deuda ya en este momento pagan los sueldos a sus dependientes y también deberán cubrir otros gastos fijos como los servicios, además de impuestos.

Gemio dijo que este acuerdo debe ser tripartido porque hay corresponsabilidad entre Estado, emprendedores y dueños de casas.  El primero, continuó, porque declaró Estado de Emergencia Sanitaria para cuidar la vida de los bolivianos del Covid-19 y paralizó toda actividad, los segundos son afectados por la medida pero continúan cubriendo los sueldos de sus dependientes, y los terceros porque saben que sus inmuebles no están siendo utilizados.

Sugirió que el Estado a través de los gobiernos municipales rebaje los impuestos a los dueños de vivienda como una forma de paliar los gastos de los propietarios. “En tres meses o más un bien inmueble seguirá siendo del propietario, pero el dueño del que ocupa ese bien está en duda porque posiblemente desaparezca. ¿Vamos a dejar morir a quien genera dinero y empleo? Y, ¿solo para cumplir un contrato entre partes?”, cuestionó.

Fuente: paginasiete.bo